Las obras que De la Torre podría no ver acabadas

  • El alcalde probablemente concluya su mandato sin la transformación del Benítez y la Alameda

Las obras que De la Torre podría no ver acabadas Las obras que  De la Torre podría no ver acabadas

Las obras que De la Torre podría no ver acabadas

Comentarios 0

Francisco de la Torre podría culminar su último mandato al frente de la Alcaldía del Ayuntamiento de Málaga, siempre que no cambie de opinión, sin poder inaugurar dos de sus grandes proyectos de ciudad: la transformación del Campamento Benítez en parque y la semipeatonalización de la Alameda Principal. La duda en torno a la posibilidad de que ambos proyectos vean la luz antes de que culmine el actual periodo de gestión es máxima si se toman en consideración los plazos de ejecución de ambas intervenciones y las previsiones que, al menos en sus presupuestos, ya se atreve a hacer el propio equipo de gobierno del PP.

Los trabajos de ejecución de estas dos operaciones urbanas, de mayor valor simbólico que económico, se irán seguro hasta el año 2019, siendo factible pensar que incluso superará el mes de mayo en que tendrán lugar las próximas elecciones municipales. Este extremo temporal queda perfectamente marcado en el plan cuatrienal diseñado por la Gerencia de Urbanismo hasta el horizonte de 2020. De acuerdo con las estimaciones del departamento, para ese ejercicio se consignarán aún sumas económicas de una entidad menor en el caso del Benítez, con unos 400.000 euros, y de un valor considerable en el caso de la Alameda, con 3,7 millones de euros.

"A uno le gusta que las obras se acaben antes de que se finalice el mandato, pero no se puede condicionar la fecha a eso; si llegamos bien y si no no pasa nada", reflexionaba ayer el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares. El edil recordó incluso el caso de la obra del entorno de la Catedral, del pasado mandato, cuya terminación se alargó hasta varios meses después del paso por las urnas en mayo de 2015. "Este tipo de actuaciones no se pueden acondicionar a las elecciones", añadió.

Y eso es muy probablemente lo que acabe sucediendo, en los calendarios de las obras sean distintos del cronograma electoral. En el caso del Benítez, Pomares se marca el objetivo de impulsar la licitación, adjudicar e iniciar los primeros trabajos de adecuación de la parcela a zona verde antes de finalizar el presente año. Para que ello sea posible, antes, los técnicos municipales tienen que finalizar el proyecto de urbanización, que habrá de ser valorado por la Junta de Andalucía.

Para este año, Urbanismo apenas consigna 250.000 euros para el parque del Benítez, aunque como subrayó el concejal "la obra gorda venderá en 2018", lográndose su culminación en 2019. "Estamos hablando de una intervención que al menos necesitará de año y medio: 2018 entero será de obras", incidió. A este calendario hay que agregar el propio de una licitación que, según Pomares, concitará el interés de un buen número de empresas constructoras. A ello contribuye la idea municipal de sacar en un solo concurso los trabajos que quedan por ejecutar en el sector y que pueden sumar "entre 3,5 millones y 4 millones de euros". "Una licitación de este tipo necesita al menos de unos cuatro meses", añadió.

Pomares aclaró que la mayor parte de la financiación que necesitará la ejecución el proyecto procede de anualidades anteriores en las que no fue posible emplear el dinero. Tomando en consideración esta previsión, el edil del PP habla de que la intervención global sobre el Benítez acabará saliendo por unos 7 millones de euros, incluyendo los trabajos iniciales de adecuación y las obras de los accesos, pendientes de adjudicación un año después de que se impulsase el concurso.

En el caso de la Alameda la espera puede ser aún mayor. Tomando como referencia la previsión a cuatro años vista de Urbanismo, este proyecto, que está aún pendiente de estar culminado, recibe este año apenas 300.000 euros con los que poner en marcha el concurso de adjudicación de la obra en la acera sur (la acera norte será peatonalizada por la Junta dentro del proyecto del Metro). En 2018 se contemplan 3 millones de euros y otros 3,4 millones en 2019. Una suma esta última que puede hacer prever el alargamiento de la intervención hasta bien avanzado ese ejercicio.

"En la Alameda tiene que haber un plan de obra fuerte por la incidencia que tiene sobre la movilidad, tráfico; hay que hacerla por fases y eso siempre ralentiza más que hacerla del tirón", explicó Pomares, quien advirtió de la imposibilidad de estar trabajando en todos espacios al mismo tiempo. "Va a ser una obra compleja", se atrevió a decir. El compromiso asumido por Urbanismo es que dentro de este mes de marzo el proyecto quede listo para ser objeto de análisis por parte de la Junta, con el fin de adecuar el cierre de las zanjas del Metro abiertas en la zona norte de la Alameda, y de los grupos municipales.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios