Las ofertas rebajan en 1,3 millones el coste del lateral sur de la Alameda

  • La media está en 3 millones frente a los 4,3 iniciales

  • El plazo para la obra es de seis meses

El Ayuntamiento de Málaga ya tiene sobre su mesa los detalles económicos y técnicos de las 21 ofertas empresariales que pugnan por hacerse con la obra de semipeatonalización del lateral sur de la Alameda Principal. La actuación sobre esta franja de suelo, de las tres en las que se divide este eje, es la de mayor importe económico, con un valor de licitación inicial de 4.375.289 euros, y un plazo de seis meses. Sin embargo, como suele ser habitual en este tipo de procedimientos, la concurrencia de las constructoras va a permitir una rebaja sustancial en el importe de contratación de los trabajos. De acuerdo con las proposiciones económicas, a las que tuvo acceso este periódico, el valor medio de las mismas se sitúa en poco más de 3.056.000 euros, lo que supone una reducción de 1,3 millones, o lo que es lo mismo, un 30,1% de baja.

Del análisis de las ofertas, y tomando en consideración el pliego de condiciones administrativas que rige este concurso, existen al menos siete propuestas que podrían ser consideradas por la mesa de contratación como ofertas desproporcionadas al estar por debajo de la debajo de la media antes fijada. Tomando en cuenta este detalle, la primera de las que superarían esta criba es la empresa Serrano Aznar Obras Públicas, S.L., con el compromiso de desarrollar esta actuación por 3.057.204 euros (30,13% de baja), con una valoración técnica de 36,4 puntos. En este segundo campo, este valor queda superado por Guamar, que alcanza los 38,6 puntos; Sando y Conacon, con 38 puntos cada una; Ogensa-Verosa.Emin, con 37,4, y Vías y Construcciones y la UTE LP Ingcon S.L.U.- Astreo, S.L., cada una con 37 puntos.

Este procedimiento de contratación viene a sumarse al ya adjudicado el pasado mes de febrero a la firma Verosa, que incluye la reurbanización del eje central de la Alameda. Todo ello como parte de una operación global que, a su vez, incorpora el cierre de las zanjas abiertas por la obra del Metro en el ala norte. Esta última pieza será desarrollada directamente por la unión temporal de empresas integrada por Acciona y Sando, a la que la Junta de Andalucía contrató la ejecución del tramo Guadalmedina-Atarazanas.

La dimensión del proyecto es comparable desde un punto de vista simbólico al que en 2002 supuso el cierre al tráfico de la calle Larios. Pero todos los parámetros la superan con creces. La superficie que se ganará para el peatón se elevará a unos 23.500 metros cuadrados; o lo que es lo mismo, el equivalente a casi seis veces la superficie ciudadana de Larios. Ello implica modificar los usos actuales de la vía, de manera que del orden del 75% de la superficie será reservado para el ciudadano y solo el 25% al coche. A ello hay que sumar unos 1.000 metros cuadrados de zonas verdes y carril bici.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios