"Si damos opción de ir por abajo, hay que eliminar carriles arriba"

  • Apuesta por cambios agresivos en la reurbanización de Carretera de Cádiz

Comentarios 2

-¿Qué balance hace del año 2007?

-Es un balance positivo, porque se ha dado un salto importante en la obra y en las relaciones entre el Ayuntamiento y la Junta. En cuanto a la obra hemos puesto en carga toda la Carretera de Cádiz, que tuvo muchas dificultades antes de las elecciones municipales, y tras el paso de los comicios, el ver que no era tan trágico todo lo que estábamos haciendo ha tranquilizado a todo el mundo. Ahora tenemos menos dificultades en las relaciones institucionales y para seguir avanzando.

-Han sido doce meses muy marcados por el efecto que las elecciones municipales han tenido en las obras. ¿Si no hubiese habido cita electoral los trabajos de la línea 2 habrían ido más rápido?

-Quizá no. El pasar las elecciones ha tranquilizado, y probablemente si no hubiesen pasado todavía seguiríamos con la misma incógnita. Hace un año o hace dos la historia era la misma. Siempre lo he dicho, en iniciar tres tajos tardamos catorce meses y en iniciar los otros tres, sólo dos meses. Tenían que pasar las elecciones para que todo el mundo se tranquilizase y no hubiese peligro en el horizonte y se nos dieran los permisos con más tranquilidad.

-Hablaba usted el pasado viernes, en la visita que se hizo a la obra del Metro, que notaba un cambio de percepción entre la ciudadanía.

-Es algo muy importante, que tiene que ver, primero, en que no hay nadie oponiéndose al Metro por detrás. Hay que recordar todas aquellas recogidas de firmas, que estaban auspiciadas por alguien. Segundo, por la labor de información que se ha hecho, desmontando bulos y rumores. He oídos tales barbaridades en estos añosý Como que esto iba a ser el muro de Berlín, que no se iba a poder pasar de un lado a otro en cuatro kilómetros, que las ambulancias iban a estar atascadas; que iba a ser el infiernoý Todo ese tipo de frases han tenido un efecto bumerán en los vecinos, que han visto que era mentira y la percepción que han tenido ha sido mucho mejor de lo que se esperaba, que era muy malo. La gente me decía que había molestias, pero era una obra y se lleva bien. Y sobre todo, ven lo que va a suponer el Metro.

-Al tiempo que se construye el Metro, la Junta impulsa la reurbanización de Carretera de Cádiz. ¿Cómo está ese proyecto?

-En el mes de enero nos entregarán un avance del proyecto, que comentaremos con el Ayuntamiento. El Consistorio nos ha pasado ya un estudio de tráfico que ellos han hecho y nos juntaremos para verlo. Creo que hay que ser muy agresivos y muy valientes. Es un poco lo que la consejera decía el pasado viernes, que para mejorar el transporte público se tienen que involucrar todos. No es sólo comprar autobuses nuevos o hacer líneas de Metro, sino que tiene que haber medidas urbanísticas.

-Porque el Metro no lo es todoý

-Si damos opciones para ir por abajo con una línea de Metro hay que reducir carriles por arriba, por que si no se siguen llenando de coches. Que nadie crea que cuando se abra el Metro si se mantienen los mismos carriles arriba van a estar vacíos. Lo estarán seis meses y después volverán a llenarse, porque los coches lo llenan todo. Tiene que haber medidas coercitivas, que fundamentalmente son de carácter municipal, como no hacer aparcamientos de rotación en el centro, hacer aparcamientos disuasorios en las puntas de línea, ampliar las aceras, los puntos peatonalesý Y todo ello corresponde al Ayuntamiento y hay que ser valientes. Creemos que no procede ahora hablar de lo que hubo, sino de lo que ahora mismo hay. Y es que parte del tráfico que había se ha ido al paseo marítimo o a la Avenida de Andalucía.

-El principal punto negro en el proyecto del suburbano es el ramal a Teatinos. ¿Por qué siguen sin empezar los trabajos en esta línea?

-No ha empezado por las diferencias económicas que existían con el contratista, lo que ha obligado a una negociación laboriosa en la que la Junta ha asumido tres de los cinco tramos de la línea 1. Estos acuerdos se firmaron en noviembre y no ha dado tanto tiempo. En este plazo hemos licitado ya las obras de la Universidad, en enero estará el siguiente proyecto entre Renfe y Guadalmedina, y espero que también estén los dos de la concesionaria. Lo que está claro es que esto ya tiene velocidad, por lo menos hasta el Guadalmedina.

-Lo que tampoco está resuelto es el modo en que se pasará bajo la Alameda Principal y el Paseo del Parque.

-No lo pondría muy trágico este tema. Hay una dificultad técnica, pero esas dificultades no me asustan si el nivel de discusión está en el plano técnico, como ocurre ahora. El problema estaba cuando ante una dificultad técnica lo que había era una recogida de firmas o una respuesta populista. Pero la cuestión en este caso es ver cuáles son los puntos más complicados, como los árboles, el paso por La Marinaý Frente a esto cuáles son las posibles soluciones, ver las ventajas de cada uno, se habla con el Ayuntamiento y se acuerda la decisión. Después de haber hecho las pantallas a un metro de las casas de Héroe Sostoa no me da miedo nada. Lo que ocurre es que no le estamos dando la prioridad a este tema porque lo más importante es poner en servicio el Metro y para ello hay que llegar a Renfe rápido.

-Pero la gente puede pensar que a lo mejor no se hace.

-La gente tiene que pensar que los proyectos de Metro en una ciudad no tienen fin. Que nadie piense que el Metro de Málaga se acaba donde están las líneas 1 y 2 y luego la 3. Nadie puede decir que se vaya a acabar ahí. Recuerdo el Metro de Madrid, que se inauguró en el año 1918 con 4 kilómetros, entre Sol y Cuatro Caminos, y hoy en día tiene más de 300 kilómetros. Y será así también en Málaga. Que no nos agobiemos porque el año que viene no esté Guadalmedina-La Malagueta. No pasa nada, ya estará después.

-La Junta ya ha hecho oficial su intención de poner en funcionamiento antes el trazado entre el Martín Carpena y Renfe y desde Renfe hasta Teatinos. ¿Cómo surgió la idea?

-Esto tiene una historia. Cuando se nos empiezan a presentar los proyectos de la línea 1, en septiembre de 2006, y vimos los incrementos de coste que había, dijimos que no íbamos a empezar la obra hasta tener todos los proyectos. Cuando vimos lo que había apuntamos la posibilidad de que si había algún problema siempre estaba la posibilidad de llegar hasta Renfe y a partir de ahí seguir avanzando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios