La operación Resaca inmoviliza ya más de 16.500 botellas de alcohol

  • Casi 5.000 presentan indicios evidentes de falsificación · La Policía intervino en seis almacenes distribuidores, en 12 comercios y en otras 12 discotecas y salas de fiesta

La operación Resaca, investigación llevada a cabo por la Policía Local de Málaga encaminada a la protección del consumidor y a la lucha contra el fraude, continúa engordando y ya son 16.568 las botellas alcohólicas intervenidas. Tras detectarse irregularidades en varias botellas que un comercio vendía habitualmente a menores, miembros del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga comenzaron a indagar al respecto. La investigación dilucidó que en botellas de bebidas alcohólicas de todo tipo, tales como ron, ginebra, whisky, etcétera, y de múltiples marcas, se había colocado una etiqueta que ocultaba el número de lote de las mismas, comprobando, una vez retirada dicha etiqueta, que además el número había sido previamente borrado o raspado.

Ese dato, además de especificar la fecha de caducidad, identifica su trazabilidad, es decir, dónde se fabrica, quién lo distribuye a nivel nacional y cuál es su destino minorista, por lo que su eliminación hace imposible conocer la cadena de producción y distribución del producto. Por otro lado, la Policía también ha detectado que en gran parte de las botellas inmovilizadas los precintos fiscales del impuesto especial no estaban correctamente colocadas, sino que parecían haberse pegado a mano, en algunos casos tan sólo por un único extremo, cuando la normativa al respecto exige que estén colocadas de tal modo que al abrir la botella se rompan, para evitar así su reutilización fraudulenta.

Así, como resultado de las primeras investigaciones y respecto a los precintos fiscales, los agentes de la Policía Local de Málaga han podido comprobar que la mayoría estaban adheridos a botellas distintas a las que originariamente estaban destinados. De hecho, tras la peritación que se ha llevado a cabo a las botellas se han podido constatar las evidencias de que las etiquetas adheridas a las mismas son falsificación de las originales.

El día 2 de febrero, a primera hora de la mañana, el Grupo de Investigación y Protección (GIP) montó un dispositivo para la inspección de dos empresas distribuidoras localizadas, en el que participaron también efectivos del Grupo de Protección de la Naturaleza (Grupona), ambos grupos integrados en la Sección de Policía Judicial de la Policía Local de Málaga. Además, en el operativo se contó con la colaboración de la Sección de Sanidad del Área de Comercio del Ayuntamiento de Málaga y de funcionarios de la Agencia Tributaria.Como consecuencia de la inspección fueron inmovilizadas mediante acta más de 11.500 botellas que presentaban anomalías. El desarrollo de la investigación ha dado lugar a otras posteriores intervenciones en las que se han inmovilizado otras grandes partidas de botellas, siendo ya 16.568 las inmovilizadas por agentes de la Policía Local en almacenes distribuidores hasta el momento.

En el marco de la investigación, y en el fundamento de dar protección a los consumidores, se continuarán realizando inspecciones en otros almacenes distribuidores, así como en comercios o establecimientos en los que se este comercializando las para la localización de partidas que pudieran presentar similares características. Sobre todo lo actuado, y ante las evidencias de que las irregularidades trascienden del municipio de Málaga, se ha dado conocimiento al Grupo de Fraudes de la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía. Una vez realizadas las averiguaciones y en función del resultado de la peritación, igualmente se podrá determinar la existencia de los presuntos delitos contra la propiedad industrial que se hayan apreciado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios