Los pantanos se resienten por la sequía y caen a su nivel más bajo en dos años

  • La falta de lluvias ha provocado que las reservas hídricas embalsadas bajen de forma alarmante en los últimos meses · Asaja alerta de que las pérdidas provocadas en el campo superan ya los 14 millones

El invierno más seco desde la grave sequía de 1995 no está dejando indiferente a las reservas hídricas embalsadas en la provincia de Málaga. Desde febrero de hace dos años, justo después de los meses invernales más lluviosos de la historia, los siete pantanos malagueños no habían bajado a un nivel tan bajo. La cantidad de agua embalsada no ha hecho más que descender desde el pasado verano y en tan sólo un año han disminuido su volumen en más de 45 hectómetros cúbicos, una cifra más que considerable si se tiene en cuenta que una ciudad como la capital consume de media unos cuatro al mes.

Mucho ha tenido que ver que el hecho de que en los últimos tres meses, supuestamente la época de más precipitación, apenas hayan caído en Málaga 28,2 litros por metro cuadrado. Aún así, los pantanos de la provincia están aguantando el tirón gracias a las abundantes reservas que han logrado acumular en los dos últimos años por ser especialmente húmedos y en estos momentos acumulan 517,6 hectómetros cúbicos. Los pantanos no disponían de una cantidad de agua embalsada tan baja desde enero de 2010. En aquella fecha, contaban con 441,7 hectómetros cúbicos y en apenas un mes llovió tanto que se situaron cerca de los 536 hectómetros cúbicos hace ahora justo dos años.

En verano de ese año los embalses, incluso, llegaron a su récord histórico con más de 600 hectómetros cúbicos almacenados. Pero desde ese momento, las reservas hídricas han ido disminuyendo de forma progresiva con una preocupante aceleración en los últimos meses que han sido tan secos. La falta de lluvias ha obligado en pleno invierno a auxiliar a los agricultores de la comarca del Guadalhorce con dos riegos de emergencia. El primero se otorgó a finales del pasado mes de diciembre y se prolongó hasta finales de enero con una dotación de algo más de dos hectómetros cúbicos. El segundo, en cambio, comenzó a principios de la semana pasada y está previsto que termine mañana para tratar de salvar los cultivos de una zona que han sufrido además los efectos del frío de las últimas semanas.

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Málaga cifra las pérdidas por la sequía en el campo malagueño en 14 millones de euros este año. Además, a este montante hay que sumar otros 11 millones de euros debido a los efectos de las últimas heladas en los cultivos, fundamentalmente en tropicales y patatas, lo que asciende a más de 25 millones de euros en total. Por si fuera poco, la patronal agraria señaló ayer que a esto se añade un desembolso de 7 millones de euros derivados del pienso de los animales, ya que "apenas hay hierba y los productores no tienen más remedio que darles de comer". Esta situación, añadida a los bajos precios de sus productos en el mercado, está haciendo que "la economía de los ganaderos no pueda soportar este sobrecoste por ser realmente desesperada", explicó Carlos Carreira, veterinario de Asaja Málaga.

Las cabañas más afectadas por esta sequía son las de vacuno de carne y las de ovino y caprino. La provincia cuenta con unas 4.000 vacas de carne, que comen entre ocho y nueve kilos de forrajes diarios, lo que supone un coste de unos 90 céntimos por día y vaca, es decir, 300.000 euros. Por su parte, las cabezas de ovino y caprino, unas 400.000 en Málaga, precisan unos dos kilos de forraje para su alimentación o, lo que es lo mismo, un extra de más de 6 millones de euros.

En cuanto a los cultivos, los más afectados por la ausencia casi total de lluvia son los productores de cereales que, según Asaja, han perdido más de un tercio de la cosecha, y aunque llueva ese porcentaje ya será previsiblemente irrecuperable. Estas pérdidas alcanzan ya los 6 millones de euros. Pero la situación podría empeorar aún más porque las previsiones meteorológicos no son nada halagüeñas de cara al final de este mes. En lo que queda de febrero, según el Centro Meteorológico de Málaga, no está previsto que caiga ni una gota de agua en Málaga e incluso subirán las temperaturas para el fin de semana.

517,6

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios