La pareja desaparecida está bien y se queda en India para ayudar

  • Juan Marmolejo y Encarnación Ruiz llamaron por teléfono ayer a la madre de la joven para indicarles que estaban en la ciudad de Leh y se encontraban bien

Comentarios 4

Han sido quince días de angustia, pero por fin, Encarnación Ruiz y José Marmolejo han dado señales de vida. Los dos malagueños, que estaban en paradero desconocido desde el pasado lunes en la región del Himalaya, concretamente en el valle de Leh en la India, la zona afectada por las fuertes inundaciones vividas en la región, llamaron por teléfono ayer, sobre las 8:30 a sus familiares para decirles que se encontraban "bien" y que habían llegado a la ciudad de Leh por su propio pie.

"Ha sido una llamada de pocos segundos a mi madre. Mi hermana le ha dicho que gracias a que se habían ido a la montaña estaban vivos", explicó a Málaga Hoy Emilio Ruiz, hermano de Encarnación, quien añadió que la pareja ha querido transmitir "un mensaje de tranquilidad" a la familia.

Ambos lograron llegar caminando a la ciudad de Leh. "Estaban exhaustos, pero bien", señalaron a este periódico fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores. Una vez en la zona, la pareja se puso en contacto con la Embajada de España en Nueva Delhi. Finalmente, ayer fueron trasladados en helicóptero hasta la capital india.

Ya en Nueva Delhi, la pareja volvió a conectar a su familia. En esta ocasión la conversación fue un poco más extensa. En ella destacaron que no se habían dado cuenta del alcance y los efectos que había causado la riada hasta que no emprendieron el descenso de la montaña en la que se encontraban haciendo una ruta de trekking, según señaló la hermana del aventurero, María José Marmolejo.

En esta misma llamada, la pareja comunicó a sus familiares que llevaban dos días trabajando en la zona y que estaban "muy angustiados por la situación que se está viviendo en la zona afectada por las inundaciones. "Debajo del lodo hay muchos muertos", fueron algunas de las palabra que Encarnación le dijo ayer a su hermano vía teléfono.

La historia de esta pareja ha tenido un final feliz, aunque durante la mañana de ayer las familias vivieron unos momentos angustiosos debido a que la embajada les comunicó que otros expedicionarios les habían visto por última vez en el área más afectada por las intensas precipitaciones que han dejado ya la cifra de 174 muertos. Pocas horas más tarde recibían la llamada telefónica de los jóvenes que ponía fin a la incertidumbre.

Ahora la familia espera impaciente a que los dos jóvenes vuelvan. "Aunque mi hermana aún no me lo ha confirmado, su intención es la de no regresar a España. Quieren permanecer en la zona afectada por la riada para ayudar a los afectados", afirmó María José Marmolejo, quien comentó que los dos se han quedado muy impactados por la dura situación que se vive en la región. En este sentido, el hermano de la joven, Emilio Ruiz cree que la pareja regresará el 24 de agosto, fecha en la que tenían previsto volver de sus vacaciones.

"Estamos impacientes de que vuelvan a España y podamos abrazarlos", afirmó el hermano de la joven. Tanto Encarnación, una profesora de Primaria de 36 años y vecina de Benalmádena, como Juan, cocinero de 34 años y que se dedica también a la agricultura ecológica en Alhaurín el Grande, son aficionados al senderismo y la escalada.

Partieron como mochileros hacia la India el pasado 5 de julio, llegando a Nueva Delhi el día 8. Su objetivo era permanecer en tierras indias durante unos dos meses, hasta final de agosto. A lo largo de su estancia en el país asiático, los malagueños estuvieron por el Taj Mahal y luego se trasladaron hacia el norte del país, una de las zonas afectadas por las lluvias monzónicas.

La comunicación con sus familias era semanal, según explicó Emilio Ruiz. Sin embargo, la última noticia que habían recibido de ellos fue a través de un correo electrónico enviado el 27 de julio, en el que informaban de que habían cambiado su ruta y en lugar de dirigirse a Nepal, continuarían su expedición hacia Leh, una zona muy popular por sus monasterios y sus rutas de trekking y acampada y está ubicada en la Cachemira budista. Este es el único enclave de cachemir que recibía turismo regular, debido a que se aleja de los problemas políticos que se suceden en este lugar, de mayoría musulmana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios