Los 'peques' ya van al cole

  • Las guarderías abrieron ayer sus puertas con normalidad y miles de padres acudieron para llevar a sus hijos antes de desplazarse hasta el trabajo

Caras de sueño, algún que otro llanto y madres un poco nerviosas era el panorama que se podía ver ayer a las puertas las escuelas infantiles, que acogen a niños de 0 a 3 años, donde se iniciaron las clases para casi 13.000 alumnos de toda la provincia, varios miles más si se tienen en cuenta las plazas privadas. Para muchos pequeños suponía su primer contacto con la escuela y con sus nuevos compañeros, así que no era de extrañar las caras de desconcierto y de extrañeza al ver a abuelos, madres y hermanos al borde de la emoción justo antes de dejar a los nuevos alumnos a las puertas de las guarderías.

En sus pequeñas mochilas aún no llevan libros de texto, ni libretas, ni portátiles. El desayuno, chupetes y los más precavidos, una muda de ropa, son lo que madres y padres meten dentro del pequeño equipaje para su primer día de cole. Para el curso que comienza ahora se calcula que habrá 853 alumnos con menos de un año, 4.542 con menos de dos y 7.529 de hasta 3 años, que son los que han obtenido una plaza pública y, por tanto, más barata.

Este año serán 260 centros educativos de primer ciclo de Educación Infantil los sostenidos con fondos públicos en toda la provincia, 67 son escuelas infantiles públicas y 191 centros de gestión privada, pero conveniados con la Junta de Andalucía y, por tanto, con oferta también de plazas públicas.

La escuela infantil Dos Rosas, de la barriada de El Sexmo en Cártama, fue la elegida por el delegado de la Consejería de Educación en Málaga, Antonio Escámez, el centro elegido para dar el pistoletazo de salida al nuevo curso, donde no dudó junto a José Garrido, alcalde de la localidad, en ponerse a hacer figuras de plastilina con los pequeños bajo la atenta mirada del profesorado y la incredulidad infantil.

La educación infantil, según establece en la Ley de Educación de Andalucía, constituye una etapa educativa dividida en dos ciclos, que atiende a niños y niñas desde el nacimiento hasta los 6 años. Aunque tiene carácter voluntario, muchos padres prefieren ir acostumbrado a sus hijos a la rutina docente y en otros casos se une la imposibilidad de los propios padres de dejar los niños en algún lugar mientras llevan a cabo su jornada laboral.

Con la llegada a los centros, el alumnado contará con atención personalizada, lo que fomentará el desarrollo de su personalidad y sus habilidades psicomotoras, sociales y afectivas, estimulando igualmente la curiosidad de los niños y las niñas y favoreciendo su sociabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios