Julián Sesmero. Periodista y escritor

"Al periodismo le debo una disciplina personal para luchar por la verdad"

  • Recela del funcionamiento actual de las empresas periodísticas, ve en el crecimiento de Málaga su principal problema, disfruta hablando de la figura de Picasso y no entiende qué se está haciendo en el puerto.

Comentarios 1

-Supongo que seguirá escribiendo.

-Sí. Estoy trabajando en un libro que tiene como título provisional Epopeyas de amores, desamores y otras penurias. Es un libro de relatos cortos, denuncias de la realidad, posiciones personales sobre la homosexualidad. También toco el tema antiabortista, con el que por cierto he tenido muchos problemas para documentarme.

-¿Qué queda del primer Julián Sesmero?

-En poesía me considero un barroco empedernido. Mi evolución en poesía ha sido muy grande. Horas I es muy distinto a Horas II.

-¿Qué recuerda del periodismo?

-Mi objetivo en el periódico [en el diario Sur] era redescubrir Málaga a través de la historia. Hice también crónica municipal e inventé Actas de misillas del pueblo, un género con mucha ironía y mucha punta.

-¿Qué le ha enseñado?

-Yo le debo al periodismo una disciplina personal para luchar por la verdad, por descubrirla, por no apoyarme en otro género para encontrar la verdad. Me ha enseñado que el mundo es maravilloso y que el mundo tiene muchos problemas. Hay seres maravillosos y personas que no deben existir. Me ha enseñado también a oír a la gente.

-¿Cree que aún puede ser objetivo pese a las presiones?

-Yo no me veo en el periodismo de hoy. A mí me ha costado disgustos a veces decir la verdad. No soporto el maltrato a los becarios y nos encontramos hoy en día una falta de profesionalidad alarmante en cuanto a mentiras se refiere. Yo no me veo en esta profesión tal y como están las cosas. De mis cuatros hijos, sólo uno es periodista. Y yo se lo advertí. No vuelvo al periodismo por las empresas, por los sistemas y por la dudosa calidad de muchos de los que ejercen. Se ha perdido la seguridad de la profesión. Cuando yo estaba en el periódico Sur se trabajaba con los sistemas habituales. Los pasos eran los siguientes: el periodista iba a la redacción, tomaba el plan de trabajo, iba a documentarse, tenía que escribirla según las pautas que le marcaban y una vez redactado pasaba a talleres. De ahí al corrector. Y ahora pretenden que el redactor lo haga todo, buscar la información, corregirla, cuadrarla, etcétera… Son siete pasos que hacían varias personas, ahora la hace una persona.

-Su trabajo le permitió tener una amplia óptica de la ciudad. ¿Cómo la ve ahora?

-La veo con un problema: su crecimiento. Estamos ahora mismo viviendo en el mismo terreno donde vivía la Málaga de los 150.000 habitantes y de los 300.000. No se están abriendo espacios. No se está haciendo el proyecto de la gran ciudad. La ciudad resulta incómoda. Sin embargo, sí se está ampliando culturalmente hablando.

-¿Podría hacer una metáfora de la ciudad?

-Bellísima ciudad caótica.

-¿Un símil?

-Si es verdad Málaga ciudad del paraíso, ¿por qué no lo es?

-¿Con qué adjetivo se queda de ella?

-No hay malaguita, sino malagueño de corazón.

-¿Hay mucho malagueño de corazón?

-A Málaga se le siente o se deja de conocerla. No hay amor si no se conoce la cosa. O se conoce Málaga o no se la siente.

-¿Ve a Málaga con posibilidades de ser la Capital Cultural Europea en 2016?

-Tiene la posibilidad, por supuesto. Tiene morfología y sentido de adaptabilidad suficientes. La Málaga del turismo está inventada, la Málaga de las industrias blancas está acreditada. Así que la Málaga del futuro es cultura y está por llegar.

-¿Cree que se ha abusado demasiado de la figura de Picasso?

-Aquí hubo un intento muy serio de acercarse a Picasso y se ha hecho algo muy inteligente. Conseguir que la familia de Picasso aceptara una serie de condiciones para con sus cuadros ha sido algo muy importante. Picasso es un buen signo de Málaga. Me gusta la figura de Picasso, me gusta la Paloma de Picasso y la genialidad de Picasso. Me gusta y me apasiona la obra de Picasso.

-¿Cuál es el mejor rincón que ofrece esta ciudad?

-Málaga, de noche, desde Gibralfaro. Es una postal increíblemente bella. A mí me pone los pelos de punta. Málaga es una ciudad que se recomienda por sí sola.

-¿Qué le parece el proyecto del puerto?

-Me parece que la política se ha mezclado con los intereses económicos. Me parece que hay muchas manos metidas, cada una mirando para un sitio, y veremos a ver cómo va a quedar eso. Entre el supermercado, el gimnasio, con verja o sin verja, yo no sé como va a quedar finalmente esto. Pienso que va a ver ahí una mezcla de todo, restaurantes, supermercados, gimnasio, de todo…

-¿Usará el Metro?

-Por mi edad ya tengo que acudir a menudo al hospital y veo que cuando tengamos que cruzar la vía no sé cómo va a ser el paso, porque por ejemplo, la parte del Clínico no va soterrado y lo veo por ahora un caos. También veo que no se tiene en cuenta ciertas situaciones, por ejemplo, para personas que deban mezclar dos transportes. Personas que vayan en coche para coger el Metro. ¿Han previsto zonas para dejar el coche? No. La verdad es que no está previsto para esto. Pero, más allá de eso, soy un ferviente defensor del transporte público y de no usar el coche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios