Una pica en el Aconcagua

  • Un médico de Torremolinos planta la bandera del municipio en la cumbre

Una aventura arriesgada que ha terminado con la bandera de Torremolinos en la cima de la montaña Aconcagua. Éste es el viaje que ha realizado el médico torremolinense Alejandro Fernández, que hace pocas semanas viajó a Argentina para coronar la impresionante cumbre de esta montaña, la cual es considerada como una de las más altas del mundo.

Tan sólo en la primera etapa, este montañero, junto a su hermano José Manuel, alcanzó el conocido como Campamento Confluencia, a unos 3.400 metros de altitud. Allí comenzó un arriesgado viaje en el que no faltaron tormentas de nieve y vientos de hasta 100 kilómetros por hora, lo que provocó que el grupo inicial de expedicionarios se viera reducido de once a cinco personas. Todo por las condiciones extremas.

Tras varias jornadas, y un gran deterioro físico, Alejandro consiguió llegar a la cima de la montaña, la cual está situada a casi 7.000 metros de altura. Allí no dudó en realizar su particular rito, pues en lo más alto colocó la bandera de Torremolinos para rendir homenaje a su municipio. Pero ésta no ha sido la única gesta protagonizada por el médico, pues en 2010 coronó el conocido como "techo de Europa", la montaña Elbrus, aunque antes ya había llegado a la cima del Kilimanjaro. Y como no podía ser de otra forma en esas cimas Alejandro y José Manuel también colocaron el símbolo de Torremolinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios