Todo sobre las pilonas

  • El Ayuntamiento pondrá en marcha a finales de febrero un sistema para impedir el acceso de tráfico al casco urbano · Sólo los vehículos autorizados podrán circular

Tras casi cuatro años de análisis, debate y dudas, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Málaga ha decidido dar un paso adelante y tratar de primar el espacio peatonal y aumentar la calidad de vida en el centro histórico. Para ello, va a poner en funcionamiento desde finales de febrero un novedoso sistema de restricción de tráfico en ciertos puntos del casco antiguo. En concreto, los dispositivos estarán localizados en las calles Cisneros, Nosquera, Méndez Núñez, Sancha de Lara y Císter. Pero la novedad trae consigo algunas inquietudes entre los ciudadanos, que se hacen algunas preguntas.

¿Qué sistema usará Málaga para restringir el acceso de vehículos a ciertas zonas del centro histórico?

El dispositivo estará integrado por tres elementos técnicos: pilonas retráctiles, que subirán y bajarán en función de la autorización; cámaras de videovigilancia para comprobar la matrícula y fotografiar el vehículo, y un interfono, por el que el conductor podrá comunicarse con el puesto de control.

¿Cómo funcionará?

Las cámaras de televisión instaladas tienen la capacidad de leer las matrículas de los vehículos, trasladando dicha información a una base de datos, que se elaborará en las semanas previas a la puesta en servicio del plan, en la que estarán registrados todos los usuarios con autorización para pasar. Cuando el permiso sea confirmado por el sistema informático, las pilonas bajarán y permitirán el paso, elevándose posteriormente. Por el contrario, se mantendrán elevadas cuando el coche carezca de permiso. No obstante, el mecanismo permite al conductor comunicarse con el centro de control mediante un interfono, al objeto de informar sobre la necesidad de entrar en la zona restringida por motivos de emergencia o por ser cliente de un aparcamiento o un establecimiento hotelero.

¿A qué calles afectará?.

Los puntos elegidos en esta primera fase del plan son las calles Cisneros, Nosquera, Méndez Núñez, Sancha de Lara y Císter. Sólo en esta última calle, al objeto de evitar cualquier problema con las emergencias sanitarias de la Clínica Gálvez, situada en esta zona, se colocarán cámaras de videovigilancia en solitario. Una segunda fase estudiada por el Consistorio incluye el entorno de la Catedral y la zona sur de la Alameda Principal.

¿Quiénes podrán acceder a las zonas limitadas?

Residentes del casco antiguo, comerciantes, vehículos de carga y descarga, taxis, personas con discapacidad, servicios de emergencia, operarios de los diferentes servicios municipales, motos, ciclomotores y bicicletas. Todo ello supone un parque móvil estimado de entre 10.000 y 15.000 vehículos. Las matrículas de todos ellos serán registradas en una base de datos.

¿Cómo se tramitará la autorización?

El Ayuntamiento va a abrir en breve una pequeña oficina en las actuales instalaciones de la EMT en la Alameda Principal para que todos los residentes del centro se informen. Será en ese punto donde, además, tendrán que entregar la documentación necesaria, caso de matrícula de su vehículo y certificado de que residen en el casco antiguo. Procedimiento que habrán de seguir también los comerciantes y los suministradores de mercancías, entre otros.

¿Qué ocurrirá si alguien sin permiso se salta la prohibición?

La nueva ordenanza que elabora el equipo de gobierno para la circulación en el centro incluirá sanciones de cierta entidad, aunque aún no han sido anunciadas, para aquellos que desoigan o se salten la prohibición. En otras ciudades donde ya es operativo este sistema, como Madrid, la sanción es de 90 euros.

¿Cómo será tramitada la multa?

En el momento en que un vehículo sin autorización se salta la prohibición de acceso, el dispositivo de videovigilancia toma varias fotografías del mismo y de su matrícula. El usuario dispondrá de 48 horas para justificar el motivo por el que ha incumplido la norma y si el mismo no es justificable será sancionado. Uno de los escollos que tendrá que resolver el Ayuntamiento de Málaga es el tiempo que discurre entre la infracción y la notificación de la multa, espacio que en Madrid es de en torno a un mes.

¿En qué otras ciudades funciona este sistema?

Algunas de las ciudades donde ya está en práctica son Madrid, Barcelona, Granada, Córdoba, Jerez y Vitoria, entre otras. La experiencia de algunas de ellas ha servido al área de Movilidad para perfilar su plan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios