La plantilla de la Diputación, en contra de admitir funcionarios de otras administraciones

  • Francisca Caracuel, al frente de Recursos Humanos desde el viernes, tiende la mano a los sindicatos para analizar la situación

Los trabajadores de la Diputación, reunidos en asamblea, se postularon ayer en contra de que la institución provincial permita la incorporación de funcionarios pertenecientes a otras administraciones. El equipo de gobierno ha presentado por el momento una propuesta a los sindicatos que pasa por la apertura de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) en 2014 para incorporar a tres empleados públicos con plaza en otras instituciones públicas, lo que ha hecho saltar la alarma entre los empleados, que consideran que puede ser una puerta de entrada a funcionarios afines al Partido Popular. Los empleados consideran que "en la plantilla actual existe personal propio cualificado para desarrollar esas tareas" y sin embargo, se plantea a personal externo para puestos de mando, por lo que la posibilidad de promoción interna de los empleados de la casa quedaría eliminada.

Uno de los puestos por los que se pretende abrir la RPT se corresponde con el de jefe del Servicio Jurídico, actualmente ocupado por un funcionario de otra administración en comisión de servicio. Fuentes sindicales aseguran que más de una veintena de trabajadores de la Diputación tienen la cualificación necesaria para el puesto y trabajan en el área, pero si se opta por admitir a un funcionario de fuera para el puesto, las oportunidades de promocionar se pierden.

Los otros dos puestos corresponden al coordinador de Vicepresidencia y al jefe de Presidencia. Este último, denuncian, tiene abierto un proceso de concurso de promoción interna, para cubrir la plaza del funcionario que se jubila, que todavía no ha finalizado.

La vicepresidenta primera de la Diputación, Francisca Caracuel, que asumió las competencias de Recursos Humanos del diputado Carlos Conde el pasado viernes, ha tendido la mano los sindicatos, consciente de su preocupación, y les ha mostrado su voluntad de volver a analizar la RPT, por lo que les ha solicitado tiempo para volver a abordar la entrada de funcionarios de otras administraciones.

La RPT se aprueba de forma anual junto con los presupuestos anuales de la institución provincial y ha de ser negociada con la representación de los trabajadores, aunque para su aprobación no es necesario su visto bueno. Los sindicatos no descartan movilizaciones si persiste la propuesta planteada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios