La prejubilación, un despido sin 'traumas'

  • El Colegio de Graduados Sociales de Málaga celebra hoy unas jornadas sobre las ventajas de esta alternativa para las empresas

La crisis ha traído consigo una retahíla de eufemismos para evitar pronunciar la temible palabra despido. Reestructuración de la empresa, recorte de plantillas o ahorro de costes son algunas de las fórmulas a las que agarrarse, diferentes caminos para llegar al mismo destino: el trabajador se queda en la calle. Con la idea de facilitar el trámite a empresa y empleado, el Colegio Oficial de Graduados Sociales de Málaga y Melilla celebra hoy unas jornadas informativas bajo el título Prejubilaciones y reestructuración empresarial en la pyme. De la mano de profesionales la compañía Mapfre Vida, se explicarán las últimas técnicas para prejubilar a un trabajador y que éste pueda llevarse el 80% de su salario sin que el empresario tenga que sufragar un excesivo coste.

"La clave está en el equilibrio. Puede ofrecerse un plan muy aceptable para el empresario pero no para el trabajador, porque las indemnizaciones están fuera de su alcance, o viceversa", explica José Miguel Meneses, director de Empresas de Mapfre Vida y uno de los conferenciantes. Por contra, la prejubilación "abarata costes y no perturba tanto el clima laboral", añade Meneses. La empresa tiene como ventaja añadida que establece una ruptura total de la relación laboral con el prejubilado, del que se despreocupa. A éste, por su parte, "se le garantiza el 80% de su salario a través de la compañía aseguradora y esta renta no está sujeta a la bajada y subida de los tipos de interés", explica el experto. "En lo único que tiene que preocuparse es en no consumir todo el dinero de golpe sin tratar de invertirlo", aconseja.

En este punto, el conferenciante insiste en la necesidad de aclarar que una indemnización "no es un regalo ni un premio, con en el que el trabajador tiene la sensación de que recibe un capital que no es equivalente a la prestación de servicios", argumenta Meneses. En su opinión, la fórmula de la prejubilación ofrece una retribución añadida: "Ofrecemos una renta reversible, que garantiza en caso de fallecimiento el mismo nivel de ingresos a sus herederos", comenta.

Mapfre Vida programa cada mes unos 125.000 planes de prejubilaciones, la mayoría d sus beneficiarios rondan los 56 ó 57 años, "una edad aceptable, ya cercana a la jubilación", matiza Meneses. El éxito de la propuesta le lleva a afirmas que hay empresas que ya tienen consolidado un plan de "saneamiento" y son los propios empleados "los que se apuntan", sostiene. El director de Empresas de la firma apela, por último, al sentido común: "Se obtiene un nivel adquisitivo aceptable y siempre es más aceptado socialmente un prejubilación que un te echo a la calle", concluye.

125.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios