Los promotores proyectan la menor cifra de pisos de los últimos 50 años

  • La actual crisis económica, la dificultad para deshacerse del 'stock' o para obtener financiación provocan que el sector inmobiliario solo vise 1.186 viviendas en 2011, la mitad que el año anterior

Se esperaba un año nefasto para el sector inmobiliario y así ha sido. Los promotores y constructores no confían en la remontada y lo han demostrado a la hora de visar nuevas viviendas para los próximos años. Según los datos facilitados ayer por el Colegio de Arquitectos de Málaga, el año pasado solo se proyectó la creación de 1.186 viviendas en la provincia, la mitad que en 2010 y el número más bajo de los últimos 50 años. De hecho, la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga recoge en su estadística particular datos desde 1960 y justo ese año había sido el peor de este medio siglo con 2.004 inmuebles visados.

El descenso ha sido generalizado en la mayoría de municipios de la provincia. En la capital, la caída respecto al año anterior -que ya había sido el segundo peor de los últimos 50 años- es del 14%, un número asumible teniendo en cuenta que Málaga siempre tiene una amplia demanda de vivienda de primera residencia. No obstante, si se echa un vistazo por la costa hay disminuciones por encima del 60% en Torremolinos, Marbella, Mijas, Vélez Málaga o Rincón de la Victoria. En Fuengirola se ha pasado de visar 130 inmuebles a solo una decena en todo el año. En el polo opuesto, Estepona ha experimentado una espectacular subida del 428,5%, si bien este dato es engañoso porque en 2010 solo se visaron siete viviendas en ese municipio.

Antonio Vargas, decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, destacó ayer que el número de visados de 2011 apenas representa el 2% de los existentes en 2006 -cuando se produjo la cifra récord con 45.660 proyectos- y explicó que "Málaga se está viendo más afectada que el resto de España porque la media nacional es de un 10% sobre lo que se visó en 2006". ¿Por qué se ha llegado a esta situación? Las causas son fundamentalmente tres y están ligadas entre sí. Las entidades financieras dan las hipotecas con cuenta gotas y eso está impidiendo que los ciudadanos puedan comprar viviendas. Al no adquirirlas y teniendo en cuenta que en los años anteriores se edificó tal vez en exceso, hay un stock que, según las últimas estimaciones realizadas por el presidente de la ACP, José Prado, se eleva a unas 15.000 viviendas. Los promotores han afirmado por activa y por pasiva que no piensan construir más pisos hasta que no vendan esos que sobran, entre otras cosas porque los bancos y las cajas de ahorro tampoco le están dando financiación para acometer nuevos proyectos. Es la pescadilla que se muerde la cola y que tiene su origen en la estrechez crediticia de las entidades financieras.

Si se venden pocos pisos, los constructores giran su negocio hacia la obra pública pero aquí también hay dos problemas. El primero es que las Administraciones han reducido drásticamente el número de obras, y el segundo es que éstas tampoco pagan las que ya tenían adjudicadas, ahogando financieramente a las empresas.

"Hay que exigir a las Administraciones que paguen sus deudas porque el sector está viviendo una situación dramática", añade Vargas, quien ve "pocos visos de recuperación en 2012 porque no hay datos objetivos que nos hagan pensar que vaya a ser mejor". El Colegio de Arquitectos también ofrece datos de las viviendas nuevas que se han terminado de construir. En 2011 solo se finalizaron 3.321 frente a las 13.851 de 2009. Quedan, por tanto, unas 18.000 viviendas por vender, que es la demanda media anual de la población malagueña y extranjera en un contexto normal. Si, de forma inesperada, se comercializaran todos esos pisos en 2012 habría un serio problema ya que solo se prevé construir esos 1.186 mencionados en los dos próximos años, de forma que no habría oferta y se dispararía el precio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios