"No puedo estudiar muchas horas seguidas porque me bloqueo"

  • Esta joven fuengiroleña ha sacado una media de 9,77 tras realizar la Selectividad, la nota más alta de Málaga · No sabe si ser física, matemática o aeronáutica

Sólo tiene 17 años -el próximo miércoles cumple los 18- pero posee un temple impropio de su edad. Ayer recibió una llamada de la Universidad de Málaga en la que le comunicaban que había conseguido la nota media más alta de toda la provincia después de realizar la Selectividad: un 9,77. Una vez conocida la noticia, este diario le quiso hacer una entrevista y Ana Rosario Cueto, que obviamente no está habituada a esto, nos recibió en su casa de Fuengirola con total tranquilidad, posando incluso para la cámara como si fuera lo más natural del mundo.

En su rostro se reflejaba la tranquilidad del trabajo bien hecho, lejos de cualquier triunfalismo o vanidad. "Estoy muy contenta, así como mis padres o mis compañeros, pero la verdad es que tampoco se han extrañado mucho porque ya están acostumbrados a que saque muy buenas notas", afirma.

No es de extrañar. Ha estudiado en el colegio Salliver de Fuengirola desde los 5 años hasta ahora y, "salvo en los primeros años en los que estaba más despistada y nunca me enteraba cuándo eran los exámenes", la media que ha sacado en Bachiller es de 10. Y eso que en los últimos meses ha estado bastante ajetreada. En marzo fue a la Olimpiada Nacional de Matemáticas que se celebró en Valencia; en abril a la Olimpiada Nacional de Biología que tuvo lugar en Canarias; y en mayo a la Olimpiada Nacional de Química en Castellón. Aunque Ana no lo reconoce, posiblemente por vergüenza, participar en esas tres competiciones académicas es algo tremendamente difícil sólo al alcance de portentos pues sólo pueden aspirar a ella los tres mejores alumnos de cada categoría de cada provincia, es decir, Ana está entre los tres mejores alumnos de Matemáticas, Química y Biología de toda Málaga. No obstante, "para mí lo importante ha sido el viaje y la gente que he podido conocer".

Ana no cree que sea la típica empollona. De hecho, afirma que sale mucho con sus amigas y que no le gusta estudiar todos los días pero sí hacer las actividades. "Normalmente antes de acostarme me leo algún temario y así todo se me queda más fácil a lo largo del año. Lo que no puedo hacer es estudiar muchas horas seguidas porque si no me bloqueo", explica. Su metodología, desde luego, no ha podido ser más acertada en su caso.

Ana iba "tranquila" a Selectividad ya que "con que sacara un 4 me daba una nota media de 7,6 que me permitía estudiar lo que quiero". Sin embargo, esta joven aún no tiene claro qué es lo que quiere hacer. Lo que más le atrae es la Física, aunque también duda entre estudiar Matemáticas o Ingeniería Aeronáutica. Tiene apenas dos semanas para decidirse pero, escoja lo que escoja, le va a salir gratis porque su colegio, uno privado, le paga el primer año de matrícula cada año a sus dos mejores alumnos. La vida dirá pero, por ahora, Ana tiene todas las papeletas para destacar en todo lo que se proponga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios