La reina del 'gaming' andaluz

  • Gamepolis, la mayor feria de videojuegos de Andalucía, comenzó ayer con una gran afluencia de público El evento, que se extenderá durante todo el fin de semana, dispondrá de conferencias, exposiciones y torneos

Los videojuegos eran hace no mucho un mero pasatiempo. Ahora son un arte. Una cultura alimentada por otras culturas. Un sector que, solo en España, recaudó mil millones de euros el año pasado -el doble de lo que consiguió el cine, por ejemplo-. En 2014, un videojuego se convirtió en el producto cultural más caro de la historia, con 380 millones de euros de presupuesto. La película que más se acercaba a esa cifra, la tercera entrega de Piratas del Caribe, costó 223. Un mundo que, atendiendo a las cifras anteriores no solo mueve dinero, sino también pasiones.

Como las que movió durante la mañana de ayer el mayor evento de esta índole de Andalucía. Y la tercera de España, por detrás de la DreamHack valenciana y la Madrid Games Week.

La tercera edición de Gamepolis, la feria malagueña de los videojuegos, arrancó ayer un fin de semana repleto de torneos, conferencias y exposiciones sobre el mundo de los bits.

Un evento que ha evolucionado y mejorado desde su primera edición en 2013. Ha ido creciendo tanto en tamaño como en calidad organizativa ofreciendo entretenimiento, conocimientos y curiosidades para todas las edades.

Miles de personas pasaron por el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, atiborraron desde las 10 de la mañana la explanada adyacente con colas de 200 metros de largo. Superando con creces los 20.000 asistentes del año pasado.

Esta tercera entrega apostaba muchísimo más fuerte que las anteriores. Once mil metros cuadrados, más de cuarenta stands, 16 conferencias y... 20.000 euros repartidos en premios de diferentes torneos.

La joya de la corona. El ámbito competitivo de los videojuegos ha supuesto una revolución en la forma de vivir este antiguo pasatiempo. El año pasado, Carlos Rodríguez Ocelote, un jugador profesional de League of Legends, un juego on line para PC que cuenta con 67 millones de jugadores mensuales alrededor del mundo, admitió que ganaba al mes cerca de 600.000 euros entre merchandising, publicidad y el sueldo de su equipo

El primer dinero que trajo a casa, fruto de su capacidad para los videojuegos fueron 2.000 euros.

Del mismo modo que lo hiciera Ocelote antaño, un equipo de cinco personas pueden volver a su casa con la misma cantidad de dinero al finalizar el torneo.

No sólo eso, este año Gamepolis ha llamado la atención de los grandes circuitos de verano del mundo de los videojuegos. Acogerá la HP Intel Hearthstone Summer Omen Challenge. Un campeonato a nivel mundial que repartirá 10.000 dólares entre los ganadores. Todo un ejemplo de la importancia que Gamepolis está tomando en el ámbito nacional de los videojuegos. Atrayendo a profesionales del gaming y a exitosos youtubers de toda España.

Pero no sólo de grandes superproducciones vive el gamer. La zona Game Invest ofrece una oportunidad a pequeñas productoras que buscan financiación. Jóvenes creadores con cierta experiencia en el sector de desarrollo de aplicaciones para móvil o con años en otras desarrolladoras más importantes con buenas ideas que llevar acabo. Porque los videojuegos son, en definitiva, la obra de un artista. El evento se prolongará hasta el domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios