La restauración de la falda de la Alcazaba incluye zona wifi y espacio para grafitis

  • El Ayuntamiento licita el proyecto para recuperar paisajísticamente este espacio

Comentarios 2

El proyecto de recuperación vegetal de la falda de la Alcazaba de Málaga, que impulsa el Ayuntamiento de la ciudad a través de los Fondos de Inversión Local, contempla novedosas iniciativas para potenciar su rehabilitación paisajística y la reconversión de este espacio para uso ciudadano. Para ello, el plan de actuación diseñado por José Ignacio Pérez de la Fuente incluye la utilización de las medianeras más próximas a la calle Túnel de la Alcazaba y la entrada a los aparcamientos para desarrollar un concurso de grafiti mural, el cual estaría vinculado "a los recintos fortificados, el paso del tiempo y el frágil encuentro entre naturaleza y artificio".

Así lo especifica el proyecto de intervención en esta zona, cuyo presupuesto es de 687.000 euros y que cuya ejecución acaba de ser licitada por el equipo de gobierno del PP, con un plazo de obra de seis meses. En el documento, al que ha tenido acceso este periódico, se destaca además la posibilidad de emplazar en el espacio medianero un área wifi y bluetooth desde el que los usuarios puedan tener acceso a la información sobre las actividades culturales del Consistorio.

Estas son algunas de las iniciativas novedosas de una obra que afectará a una superficie de unos 10.500 metros cuadrados y con la que se quiere "enmarcar y potenciar los recorridos y las vistas del principal patrimonio monumental de la ciudad de Málaga: Teatro Romano-Alcazaba". Para ello, la intervención contempla la recuperación natural del entorno, mejorando las zonas verdes de la falda de la Alcazaba, y urbana, mediante "el cosido y consolidación" de los recorridos que hay en este espacio. Del análisis realizado se destaca la "degradación" que presenta este enclave, que va en aumento en el punto más próximo a Mundo Nuevo.

Uno de los apuntes de mayor interés de la intervención pasa por recuperar el "carácter verde" del camino de obra que hay en la zona, deteriorado por el paso de maquinaria durante la rehabilitación del Teatro Romano. La intervención implica el empleo de una vegetación tapizante y la colocación de una tarima de madera. Otra de las acciones pasa por recuperar las vistas panorámicas de la Alcazaba, perdidas en ciertos puntos por el vallado de la calle Pozo del Rey o por las yucas de gran tamaño que hay plantadas, que será liberado mediante el traslado estos ejemplares a vivero.

Los responsables del proyecto apuntan la necesidad de combatir la erosión que presenta la falda mediante el empleo de especies vegetales comunes en Málaga, como son el Sedum, Rocío, Alissum, entre otros, al tiempo que se ampliarán sensiblemente las áreas de arbolado como medida de rehabilitación de las traseras de las edificaciones existentes. Para ello se contempla la plantación de 36 ejemplares de Pinus pinea, que pueden alcanzar los 25 metros de altura y de unos 84.000 elementos vegetales entre arbustos y plantas reptantes.

Otro de los objetivos contemplados en la actuación es el saneado de los restos murales existentes en el frente escarpado de la ladera, "algunos de los cuales aportan episodios espaciales de gran interés y que enriquecen el entendimiento que se pueda tener de la propia Alcazaba". Dichos elementos son integrados dentro de los recorridos del bosquete ampliado. Asimismo, se plantea la creación de un jardín vertical en el edificio norte de la calle Pozo del Rey.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios