El rompecabezas de rincón

Comentarios 1

FRANCISO Salado, secretario general del Partido Popular, fue aligerado no hace muchas semanas de sus responsabilidades orgánicas para facilitarle el cumplimiento del principal objetivo de su carrera política, recuperar para el PP la Alcaldía de Rincón de la Victoria. Una misión complicada ya que la única fórmula para alcanzar la meta con seguridad pasa por obtener la mayoría absoluta en las elecciones de la próxima primavera. Salado se sabe ganador, ya lo fue en los comicios del 2007, aunque el pacto entre PSOE y los independientes del Psirv le arrebató la Alcaldía. Ahora los sondeos encargados por el PP, que se guardan celosamente, vuelven a hablar de victoria, pero nadie se atreve a vaticinar todavía ni el porcentaje ni el número posible de concejales. "Hay una clara tendencia al alza", insiste Salado.

El responsable popular niega taxativo que la mano del PP haya tenido nada que ver en la reciente crisis en el seno del Psirv que ha dejado en minoría al Gobierno que encabeza la socialista Encarnación Anaya. Las malas lenguas no habían tardado en tratar de relacionar la salida del ejecutivo municipal con la amistad personal entre Salado y el concejal Salvador Domínguez. El candidato popular sitúa al médico amigo más a la izquierda y no se lo imagina comulgando con el PP.

En cualquier caso, la llave de la mayoría que salga de las elecciones municipales de mayo podría volver a estar en manos del Partido Social Independiente de Rincón de la Victoria, el "PSOE chico" como lo definió su fundador y ex alcalde José Miguel Fernández, conocido popularmente como Carloni, que ante la división interna existente en las filas de la formación que impulsó vaticina que no obtendrá más de dos o tres concejales. Y aquí está la clave. El destino de estos votos podría decidir que el triunfo vaya a manos de unos u otros.

Aunque ahora se anuncia la aparición de otro elemento en discordia que vendrá a complicar todavía más el rompecabezas político de Rincón de la Victoria. El también ex alcalde y antiguo militante del PP, José María Gómez Muñoz, ya ha decidido poner su cara al cartel electoral del Partido Andalucista, fuerza que quedó fuera del Consistorio en los pasados comicios locales y que siempre ha servido de refugio en Rincón para alguna de las figuras de su vida pública.

La reaparición de Pepín es un dato para no dejar de tener en cuenta, ya que como reconocen sus contrincantes es un fajador, buen maniobrero, que se mueve bien entre la gente de su pueblo, que todavía recuerda sus formas campechanas cuando ocupó la Alcaldía. Los apoyos del PSOE, que ahora ocupa la Alcaldía de Rincón, en virtud del pacto de alternancia suscrito con el Psirv, son también una incógnita tras el proceso de renovación interna que se ha llevado a cabo en los últimos años tras el relevo orgánico e institucional de José Jesús Domínguez Palma, por parte de la ya citada Encarnación Anaya que intentará conservar la Alcaldía para su partido.

Poco se sabe aún del equipo que conformará la candidatura socialista, aunque parece descartarse la anunciada irrupción en la política rinconera de la mano derecha de Salvador Pendón, el vicepresidente de la Diputación Provincial Francisco Fernández España, cuyo desembarco no es visto con demasiada simpatía. Parece difícil que el PSOE no sea capaz de remontar el suelo de cinco concejales obtenido en las elecciones de 2007, aunque sin dejar de tener en cuenta que IU duplicó sus ediles en los citados comicios y que su tendencia es ascendente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios