La semana arranca con colas de 16 kilómetros en la entrada a la capital

  • Varios golpes sin daños personales y la lluvia congestionan las rondas

La combinación de lluvias con una mañana de lunes se resolvieron ayer con varios golpes de escasa importancia en la ronda oeste que congestionaron los principales accesos a la ciudad entre las 7.30 y las 9.45 de la mañana. El colapso de las carreteras de circunvalación tuvo cabal reflejo en las vías de urbanas, especialmente en la entrada por El Palo que también registró niveles de tráfico por encima de lo habitual "para ser lunes y habiendo caído cuatro gotas", según indicaron portavoces del Centro Municipal de Control de Tráfico.

Los problemas en el tramo oriental de la A-7 se produjeron entre el kilómetro 253 y el 246, es decir, desde La Cala del Moral y la entrada al túnel de Cerrado de Calderón. Varios golpes de escasa importancia entre vehículos favorecieron la creación de importantes colas.

Esta misma vía sufría ayer un nuevo tapón un poco más adelante. Concretamente entre el kilómetro 241, es decir, en túnel de San José que se prolongó hasta el kilómetro 236, ya en la salida hacia el polígono industrial de Santa Bárbara.

También en la A-7, a la altura de Guadalmar, se registraron ayer atascos en sentido a Málaga, que llegaron a los cuatro kilómetros.

En la autovía del Guadalhorce, también se produjeron ayer retenciones y en la carretera de Las Pedrizas se registró otro accidente con daños materiales que complicó el tráfico, aunque sin llegar a provocar atascos de gran relevancia.

Durante la tarde se volvieron a registrar atascos en la A-7, concretamente a la altura del kilómetro 228 en sentido Cádiz, cuando el vuelco de un turismo cortó la circulación en uno de los carriles sobre las 16.00. La normalidad se recuperó 20 minutos después. No hubo heridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios