Una semana pegada al arte

  • El CAC organiza talleres en estos días sin clase para que niños de 5 a 12 años exploren su creatividad

Un grupo de niños de distintas edades, de colegios públicos y concertados, con más o menos habilidades para la plástica, plasman su creatividad con absoluta libertad en cartulinas de color negro. Están en semana blanca y asisten al taller programado en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga para estos días de asueto, una de las ofertas municipales con las que se pretende ayudar a la conciliación laboral y familiar de los progenitores. Al sol, en la cafetería, sus padres y abuelos esperan a que los pequeños pasen una hora y media pegados al arte. Es una forma didáctica y divertida a la vez de acercarse a un espacio museístico.

Inés Fernández es la coordinadora del Departamento Pedagógico del CAC Málaga y, desde que nació este espacio, siempre han puesto en marcha esta clase de iniciativas, que también cubren periodos de Navidad y verano. Los talleres tienen tanto éxito que, además de la casi treintena de participantes, siempre tienen lista de espera. A las 12:00 comienza el segundo grupo con una visita a la sala de exposiciones. Las piezas de Gilbert & George se prestan, dice Inés, al trabajo con los niños. "Lo primero que hacemos es el contacto directo con las obras, les presentamos a los artistas y vemos su manera de trabajar, en este caso, la descomposiciones de imágenes y los efectos collage y vidriera", explica la coordinadora.

De esta base se parte para plantear distintos trabajos que los escolares podrán realizar a lo largo de estos cuatro días. "Hoy les proponemos que hagan una vidriera, pueden dibujar lo que les plazca o utilizar algunas de las plantillas que les damos, ellos optan por hacer lo que quieren, cada uno va a su ritmo, por eso no importa que las edades estén mezcladas", asegura Inés Fernández. Luego recortan las siluetas y con papeles de colores rematarán sus obras.

Otro día transformarán sus propias imágenes para montar un collage de sus rostros y también indagarán en esta técnica con recortes de revistas. "No se trata de copiar a los artistas, sino de comprender el proceso creativo", asegura la coordinadora. Para este departamento, lo principal de estos talleres es que los pequeños entran en contacto con el arte y con la vida de un museo, aprenden a moverse por estos espacios, a observar las piezas y sacar sus propias conclusiones. "Si desde pequeño te habitúas a usar estos espacios, de mayor también lo harás", añade.

Muchos participantes repiten experiencia, como Elisa de 6 años y Alfonso, de 7. Otros, como Lucía, llegan por primera vez. "Me gusta ver los cuadros y sus colores, me gusta pintar", dice sin dejar ni un momento su tarea. Ella lo tiene claro en la primera jornada, "está muy chulo este taller".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios