La sequía hizo que en 2007 los niveles de contaminación se superaran en 143 ocasiones

  • Es el cuarto año consecutivo que se sobrepasan los topes de la UE más de cien veces · Las partículas en suspensión y el ozono son los principales causantes

Comentarios 0

La escasez de lluvias no sólo se está notando en los pantanos. La calidad del aire también se ve afectada por la sequía y el año pasado propició que los niveles de contaminación atmosférica establecidos por la Unión Europea se sobrepasaran en 143 ocasiones en la provincia de Málaga. La concentración de tráfico, las grandes obras y las altas temperaturas registradas fueron las causas.

Las tres cabinas de medición que hay instaladas en la provincia -dos en la capital y una en Marbella- arrojaron unos pésimos resultados en 2007, un año en el que las lluvias fueron un tercio inferiores a lo normal. Fue el medidor ubicado en la zona de El Atabal el que tuvo el peor balance, ya que la calidad del aire fue mala o muy mala en 82 ocasiones en este punto.

La principal sustancia que mide esta estación de la capital es el ozono, considerado un gas altamente contaminante que se forma por la combinación de las radiaciones solares y otras sustancias que no proceden directamente del tráfico.

Los estudios realizados por la Delegación Provincial de Medio Ambiente determinaron que es en esta zona donde se detectan las mayores concentraciones del ozono, porque a pesar de que se origina en el centro de la ciudad por la concentración de vehículos los vientos suelen trasladarlo hacia el extrarradio.

En Marbella, en cambio, los topes de contaminación atmosférica se rebasaron 53 veces el año pasado, once de ellas en el mes de junio.

Mucho menos alarmantes son los datos que recogió la cabina de medición instalada en el barrio malagueño de Carranque. Allí se alcanzaron niveles altos ocho días en todo el año y sólo en uno la calidad del aire fue muy mala.

Los límites de las partículas en suspensión son los que más veces se sobrepasaron en 2007, según los datos de la Consejería de Medio Ambiente. Estas sustancias contaminantes proceden de los gases que emite el tráfico, la mala combustión de los vehículos y las fábricas de cemento como la de La Araña. Pero también pueden ser originadas por el polvo que desprenden las grandes obras, los suelos áridos o la arena de la playa en días de fuerte viento, y que la ausencia de lluvias favorece que permanezcan suspendidos en la atmósfera.

Sin embargo, el año pasado no hubo ningún día en el que se superaran los límites de óxido de nitrógeno, otro gas contaminantes que deriva directamente de las emisiones del tráfico automovilístico.

Los meses de verano fueron los que registraron los mayores niveles de contaminación, sobre todo, agosto. Entre las tres cabinas se sobrepasaron los topes 38 veces durante ese mes. En el caso de El Atabal, por ejemplo, de los 31 días del mes solamente hubo seis en los que la calidad del aire fue buena o admisible.

Por el contrario, febrero fue el único mes del 2007 en el que ningún medidor de la provincia registró valores por encima de lo permitido.

Pero el año pasado no fue una excepción. Es el cuarto año consecutivo que la contaminación atmosférica se dispara en Málaga coincidiendo con el periodo seco que comenzó en 2004, cuando la calidad del aire fue mala o muy mala en 168 ocasiones. Estos datos son aún más significativos si se comparan con 2003, que causalmente fue uno de los más lluviosos de la última década, en el que sólo en medio centenar de ocasiones se superaron los límites diarios de polución atmosférica establecidos por la Unión Europa para el entorno urbano.

Por el contrario, el peor dato se alcanzó en 2005. La falta de precipitaciones y las altas temperaturas, que protagonizaron uno de los años más secos y calurosos de la historia de Málaga, hicieron que la contaminación atmosférica alcanzara niveles altos en 209 ocasiones, más de la mitad en el segundo semestre del año.

Desde que comenzó el periodo de sequía el 2006 fue el año en el que menos veces se superaron estos límites, con 119 veces en total, porque aunque también fue muy seco, llovió más que en el resto y eso se notó en la mejor calidad del aire.

A diferencia de otras provincias andaluzas, la escasa actividad industrial de Málaga y la cercanía del mar suavizan los efectos de la contaminación.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios