Los suelos junto a la Térmica tendrán tres torres de 74 metros, no dos de 105

  • Los promotores del proyecto de Torre del Río presentan en la Gerencia de Urbanismo el plan parcial, primer paso administrativo, que se ha adaptado a las exigencias de altura impuestas por Aviación Civil

Comentarios 9

La regeneración de los últimos suelos colindantes al paseo marítimo de poniente, que incluyen los suelos de la antigua térmica y las parcelas industriales de Nereo y Torre del Río, será menos espectacular de lo inicialmente previsto. El efecto del informe de Aviación Civil, que obliga a recortar seriamente la altura de las grandes torres dibujadas en estas dos últimas pastillas, ha hecho que los promotores del sector de Torre del Río opten finalmente por aumentar el número de edificaciones en altura, que pasan de dos a tres, aunque las dimensiones en vertical de las mismas será inferior, alrededor de 74 metros. Un parámetro que dista sustancialmente de los 105 inicialmente previstos para dos torres. El diseño previsto para las mismas es el elaborado por el prestigioso arquitecto barcelonés Carlos Ferrater.

Así lo indicaron a este periódico fuentes próximas al proyecto, que apuntaron que en las últimas semanas se ha dado forma y entregado en la Gerencia de Urbanismo el plan parcial del sector, lo que supone un primer paso en el desarrollo administrativo del mismo. Cabe recordar que esta intervención forma parte del planeamiento de 1997, con lo que su tramitación no tiene por qué estar a la espera de la aprobación definitiva del nuevo documento urbanístico, que no se espera hasta finales de año. La demora en el procedimiento estuvo motivada por un cambio en el límite de la parcela, propiedad ahora mismo de Banesto y BBVA.

El recorte en metros no afecta, sin embargo, ni a los usos ni al número de viviendas que podrán edificarse en este espacio, que se elevan a unas 600 viviendas, así como 5.000 metros cuadrados de uso comercial y 17.000 metros de equipamientos.

Los mismos ajustes que han tenido que realizar los técnicos vinculados al proyecto han sido adoptados en otros puntos de la ciudad igualmente afectados por el recorte impuesto por Aviación Civil, como ocurre con la parcela vecina de Torre del Río, Nereo. En este espacio el Plan General autoriza la ejecución de otras dos edificaciones, también, de 105 metros. Sin embargo, esta previsión quedó echa añicos ante las conclusiones del organismo estatal, que obliga a reducir la cota considerablemente. Algo semejante ha ocurrido en la parcela de los antiguos depósitos de Repsol. Donde la solución finalmente manejada por el equipo técnico ha sido la de dibujar cuatro bloques, el mayor de los cuales alcanzará los 126 metros de altura, lo que supone 60 menos de lo que llegó a plantearse.

Pero más allá de los edificios ya menos altos, la nueva fachada del litoral de poniente estará caracterizada por la nueva Acera de la Marina, contemplada sobre la parcela de la antigua central térmica de Málaga.

A todo eso se suman dos parques, uno de ellos que discurrirá en paralelo a la actual sede de la Diputación provincial, de unos 14.000 metros cuadrados, y otro, entre la Misericordia y la Térmica, de 22.600 metros metros.

Y el denominado distrito institucional, en el borde del río Guadalhorce, como lugar de oportunidad para la posible instalación de instalaciones y sedes de organismos europeos, que aprovechen la posición geopolítica de Málaga en el sur del Mediterráneo. Tiene más de 51.000 metros cuadrados y una edificabilidad de 26.000.

600

17.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios