El arreglo de los tejados en San Andrés costará 2 millones

  • Los daños del tornado obligan a reponer 8.000 metros de cubierta en 59 edificios · Las empresas buscan materiales fuera de Andalucía, dada la cantidad necesaria

La espectacularidad de los daños causados por el tornado que arrasó Málaga y, en particular, el barrio de San Andrés, no dejan de sorprender. Una semana después de la catástrofe sigue creciendo día tras día el número de damnificados, ahora situado en unos 2.500, y se empieza a tener conciencia de la dimensión de las tareas de reparación necesarias para que los edificios afectados vuelvan a la normalidad. De acuerdo con los datos aportados ayer a este periódico por el concejal de Carretera de Cádiz, Julio Andrade, será necesario reponer unos 8.000 metros cuadrados de tejados en hasta 59 inmuebles de la zona.

La envergadura de la acción, agregó el edil del PP, va a hacer que las empresas seleccionadas por las aseguradoras para reparar las cubiertas destruidas tengan que buscar los materiales fuera de Andalucía, dado que las firmas suministradoras no disponen de tanta cantidad. "Van a tener que ir a diferentes comunidades", dijo Andrade, quien, no obstante, subrayó que las firmas vienen hablando desde hace días con los proveedores.

Un dato más a sumar a este listado de grandes cifras es el económico. Si bien aún se ignora con exactitud el coste de las reparaciones y las subvenciones que habrán de recibir los vecinos, el responsable municipal apuntó, de acuerdo con los datos manejados por los peritos que trabajan en la zona cero del vendaval, que la reposición de los tejados podría llevarse unos dos millones de euros. "Hay que tener en cuenta que algunas cubiertas costarán 250.000 euros", apuntó.

En estos momentos, los operarios se afanan en las labores de impermeabilización de los edificios dañados, en un intento por minimizar el perjuicio que supondría para las viviendas nuevas lluvias en la capital. "En un principio se pensó que se podían poner plásticos, pero tanto los Bomberos como las firmas aseguradoras (Axa y Caser) dicen que no servían, al ser un material que no se puede tensar y que se raja cuando hace viento", comentó. Es por ello que este fin de semana los trabajos han apuntado a la instalación de alrededor de 16.500 metros cuadrados de lona especial para impedir la entrada de agua por los tejados. Incluso, esta instalación tiene ciertos inconvenientes, puesto que con rachas superiores a los 40 kilómetros por hora, "no existen garantías".

La solución de la lona es provisional a la espera de poder impulsar la colocación de los nuevos materiales de cubierta, operación que podría comenzar mañana mismo. La planificación de las actuaciones prevé que los operarios de la empresa Hexa, homologada por la Junta de Andalucía, comiencen a retirar los tejados que hay que cambiar, tarea de cierto riesgo dado que el material existente tiene entre sus componentes amianto, que es cancerígeno. A esta primera fase le seguirá la colocación de las nuevas instalaciones. La previsión es que a lo largo de las próximas semanas puedan estar trabajando en esta tareas unos 154 obreros.

De otro lado, el concejal popular recordó que son 69 las familias damnificadas que han sido realojadas por el Ayuntamiento ante la imposibilidad de que ocupasen sus viviendas debido a los daños ocasionados por el tornado. "A ellas hay que sumar a otras muchas que se han ido a vivir con sus familiares", añadió Andrade.

2.500

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios