Los toros desde la barrera

En una de las gradas del Martín Carpena, a no muchos metros del palco de autoridades, suele sentarse, una vez solventados algunos problemillas de salud, Rafael Fernández, el presidente del bienio triunfal del Unicaja, en el que el club levantó sucesivamente los títulos de Copa y ACB. Pasada la vorágine que propició su salida del club, ahora disfruta o sufre como un aficionado más con la marcha del club malagueño, jubilado ya también de sus responsabilidades en la caja. Lejos de la presión del día a día en el club, dice que es ahora cuando verdaderamente puede paladear el baloncesto. Por ejemplo, con Carlos Cabezas, el que fue su ojito derecho, como confesó una vez dejó la presidencia del club. Porque ahora Rafael Fernández ve los toros de la barrera. / j. m. o.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios