"En la torre a la sombra se pasa frío"

Lucas Duhour es socorrista. Es argentino y asegura que en su país el curso de socorrismo dura un año y en España, sólo tres meses. "Tenemos que venir aquí porque es verano y allá es invierno". Se cuida con un factor superior al 30 porque el sol le da desde las 10:00 a las 17:00 y que al llegar a casa utiliza varias lociones para hidratar su cuerpo. Con respecto a la ropa, señala que "allá [en Argentina] se trabaja sin camiseta porque es más fácil para tirarse al agua. Por el contrario, aquí las playas son grandes y debemos llevarlas para que nos vean por si alguien necesita ayuda". Usa gorro de vez en cuando porque "hay veces que es molesto". Además, Lucas aconseja beber dos litros de agua diarios por una posible insolación o deshidratación y comenta que los refrescos son "tan buenos como puede ser el agua o una bebida energética para hidratarse". Para él, el hecho de estar en la playa por trabajo en lugar de por ocio no es un problema: "Uno ya está acostumbrado". Sin embargo, a pesar del calor y del sol propios del verano, señala que en la torre de vigilancia, cuando el viento viene desde el mar, la temperatura es la del agua, alrededor de 23 grados. "Incluso, aunque no lo creas, hay ocasiones en la que llegamos a pasar frío por la brisa del agua".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios