Nueve turistas mueren y 18 sufren heridas graves al volcar un autocar en la A-7

  • El autobús perdió el control tras colisionar contra él un todoterreno cuyo conductor, que ha sido detenido, doblaba la tasa de alcohol permitida · Los viajeros procedían de Marbella y se dirigían al aeropuerto para regresar por vía aérea a Finlandia

Comentarios 1

Nueve turistas finlandeses perdieron la vida ayer tarde, 18 sufrieron heridas graves, dos de pronóstico reservado y 16 leves en un accidente de tráfico ocurrido en la A-7, a la altura de Arroyo de la Miel, al volcar un autobús justo después de que colisionara contra él un todoterreno, cuyo conductor circulaba con una tasa de alcoholemia que doblaba el máximo permitido.

Los fallecidos son una niña de siete años, seis mujeres y dos hombres. Los heridos graves fueron trasladados anoche a varios hospitales de Málaga, mientras que los leves fueron atendidos en los centros de salud de Torremolinos y Benalmádena. Entre los heridos ingresados en centros hospitalarios figuran el conductor del autocar, J.J. de 56 años, y la guía que le acompañaba, ambos de nacionalidad española.

El siniestro se produjo a las 19:30 de la tarde en el kilómetro224,5 de la A-7 en sentido Málaga. El autobús, de la empresa Ultramar Express del grupo TUI, procedía de Marbella y se dirigía al aeropuerto, donde los viajeros tenían previsto anoche regresar en un vuelo a Helsinki (Finlandia) tras pasar las vacaciones en la Costa. Una portavoz de la embajada de Finlandia en España matizó anoche que en el autobús, contratado exclusivamente para realizar los traslados entre el aeropuerto y el hotel, viajaban 46 turistas.

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna, que acudió anoche al lugar del accidente señaló que el siniestro se produjo cuando el todoterreno adelantaba a gran velocidad por el carril izquierdo y perdió el control, lo que le hizo colisionar contra el guardaraíl.

Después y a consecuencia del efecto rebote chocó contra el autobús que circulaba por el carril central de la autovía. Fue entonces cuando el conductor del autocar perdió el control, colisionó contra el guardaraíl y volcó lateralmente. La jefa provincial de Tráfico, Trinidad Fernández, que también se trasladó a la zona del siniestro, confirmó que el conductor del todoterreno circulaba con una tasa de alcohol en sangre de 0,5 milímetros. Este hombre, del que no ha trascendido la identidad y que resultó ileso, fue detenido por la Guardia Civil.

Parte de los pasajeros pudieron abandonar el autocar a través de la escotilla del techo y forzando puertas. No obstante, algunos fallecidos y heridos quedaron aprisionados en el interior hasta que, hacia las 21:20 de la noche, una grúa de gran tonelaje pudo levantar el vehículo.

Trinidad Fernández también precisó que el automóvil que presuntamente provocó el accidente mortal, un todoterreno marca Kia, es propiedad de un vecino de Málaga de 28 años de edad, aunque no pudo aclarar si se trata del conductor arrestado por su presumible responsabilidad en el siniestro.

Hasta el lugar del accidente se desplazaron efectivos de la Guardia Civil, del servicio de emergencias sanitarias 061, Policía Local y bomberos de Benalmádena, Torremolinos y Málaga, además de Cruz Roja y Protección Civil. El 061 montó un hospital de campaña en la zona del accidente, donde fueron atendidos inicialmente 23 heridos. El siniestro obligó a cortar la circulación en la A-7 en dirección a Málaga, por lo que el tráfico se desvió por Benalmádena y Torremolinos, circunstancia que provocó un importante colapso. Además, también se registró un gran atasco en sentido a Marbella, al aminorar los conductores la marcha de sus vehículos para observar el accidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios