Las vacaciones con mascota

  • La época estival es la que más problemas plantea a la hora de hacer planes de viaje con los animales de compañía · Los especialistas aconsejan el coche como el medio más cómodo, seguro y barato

Una mayoría de malagueños ya prepara las vacaciones ante la llegada del buen tiempo. El lugar de destino, el equipaje, el medio de transporte... son detalles que no se pueden pasar por alto. Pero todo no es tan fácil y rápido como parece, y es que en casa hay quienes no pueden elegir qué hacer o dónde ir: las mascotas.

Muchas veces supone un problema el cuidado de los animales durante los periodos de ausencia. En un principio, muchos dueños se planteaban dejar al animal con algún familiar o amigo. En otras ocasiones, los más osados se atrevían a dejarlos en casa bajo la supervisión de alguna amistad si el viaje no era muy lejos o muy largo.

Todo ello no dejaba de ser algo engorroso para los que se quedaban en casa, ya que se trataba de asumir una responsabilidad más. Sin embargo, actualmente existe un amplio abanico de posibilidades para que las mascotas disfruten de las vacaciones tanto como sus dueños; bien sea acompañándolos o bien alojándose en un centro especializado.

En el primer caso, la forma más cómoda para viajar -tanto para el dueño como para el animal- es el coche, ya que se pueden hacer las paradas necesarias para descansar y estirar las piernas o patas. Sin embargo, no hay que olvidar que es necesario llevar las medidas adecuadas como arneses que los aten o una rejilla extensible para separar al animal del conductor y evitar molestias que puedan desembocar en accidentes. La ventaja es que se trata de una forma de viajar barata ya que no hay que pagar tasas, ni hay comprar un contenedor especial que suelen ser bastante caros.

En el caso del avión, las condiciones económicas y de viaje dependerán de la compañía elegida. En la mayoría de las compañías regulares hay que pagar una tarifa específica que dependerá de cada una. Iberia, por ejemplo, los considera exceso de equipaje y los tasa como tal. Además viajarán en contenedores especializados y homologados, ya sea en la bodega -la mayoría de los casos- o en la cabina si el animal no supera los 6 kilogramos de peso. Asimismo, la compañía aérea exige que el animal viaje con su cartilla de vacunación y un pasaporte especial que acredite el buen estado de salud y que no suponga un peligro o molestia para el resto de los pasajeros.

La mayoría de las demás compañías aéreas no permiten animales a bordo, salvo Air Berlin que impone un a tasa fija de 20 euros por trayecto.

Otro medio de transporte para elegir son los trenes. En este caso, las tarifas dependerán del trayecto y el tipo de tren. Los cercanías permiten pequeños y medianos animales, así como los de media distancia los aceptarán si no va muy saturado de pasajeros. Las líneas de alta velocidad y larga distancia sólo permitirán animales con un peso máximo de 6 kilogramos.

En el caso de los autocares, no suelen permitir el viaje de las mascotas, salvo excepciones como los perros guía.

Para viajar en barco también se muestra un amplio abanico deposibilidades. Valga como muestra el tratamiento que se ofrece en dos de las compañías más importantes. Trasmediterránea permite el transporte sólo en los espacios de los buques acondicionados para tal fin. Además, la manutención correrá a cuenta del dueño y la tarifa variará en función de la línea. Por otra parte, Balearia no exige el pago por el transporte del animal, aunque habrá que avisar con antelación.

Cumplido el viaje hay que pensar que no todos los alojamientos de destino permiten los huéspedes con animales. Por eso hay que informarse con antelación e insistir en que la mascota está perfectamente educada, y que su cartilla sanitaria está en orden. Facilitará la tarea en muchos hoteles. Habrá que pagar, además, dependiendo del tamaño del animal y la categoría del establecimiento.

La guía Affinity ofrece los datos de 81 hoteles en la provincia de Málaga que permiten la presencia de animales. Concretamente, en la capital hay 9; en Marbella, 17; Nerja, 8; y Torremolinos, 7. El lado opuesto, sin embargo, son las casas rurales. En ellas, no se exige el pago por alojarse con las mascotas, pero habrá que avisar a los propietarios con antelación.

Una opción más son los hoteles rurales. Éstos sí admiten animales y también habrá que pagar una cuota mínima. En la provincia podemos encontrar 40, tres de ellos en Periana y cuatro en Ronda.

Pero si lo que se elige es que la mascota descanse de sus dueños en vacaciones y se aloje en un lugar adecuado, los propietarios de animales se encuentran ante la posibilidad de llevarlos a una residencia canina y felina. Estos lugares ofrecen alojamiento, dieta y actividades para que se ejerciten durante esos días. En Málaga hay 12 centros repartidos por toda la provincia, 3 de ellos en la capital y 2 en Vélez-Málaga. Si se busca algo más exclusivo está la posibilidad de inscribirlos inscribirlos en el selecto Club Agilities de Antequera. Se trata de un centro en el que además de todos los cuidados básicos, ofrecen, por ejemplo, completos tratamientos de belleza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios