Arnau: 30 fichajes de Chory Castro a Rolan

  • Keko, Santos y Cecchini costaron casi 15 millones sin buen rendimiento y ello menguó la confianza del jeque

Francesc Arnau y Emanuel Cecchini Francesc Arnau y Emanuel Cecchini

Francesc Arnau y Emanuel Cecchini

El estreno de Francesc Arnau en la dirección deportiva ofrece bastantes cifras, muchas de ellas interpretables y con valoraciones llenas de vaivenes. Lo cierto es que el acento uruguayo queda patente en su trabajo. Ahí queda la paradoja de que Chory Castro fuera su primer fichaje y Diego Rolan el último. Son el principio y el final de 30 incorporaciones vertebradas en 22 meses de trabajo y repartidas durante cuatro ventanas de fichajes.

No es casualidad el asunto charrúa en su tránsito. Arnau siempre trabajó muy de cerca con José Luis Zalazar, padre de Kuki y tentáculo de Paco Casal en Málaga. Ambos tenían un trato casi diario mientras el catalán era director adjunto de La Academia y pronto surgió la opción del internacional uruguayo. Y apenas un mes después estaba cerrando las llegadas de Ricca y Michael Santos para el siguiente ejercicio.

Configurar a tiempo la plantilla de Juande y sin necesidad de ventas fue su punto más alto

El exportero del Málaga hizo siempre intentó que primara la incorporaciones de futbolistas españoles o conocedores de LaLiga, y los datos le dan la razón: 19 fueron nativos o con experiencia, y 11 apuestas. Y solo uno de ellos llegó ajeno a su voluntad: Esteban Rolón, que llevó el sello de Al-Thani.

Precisamente, a Arnau le costó la cabeza la pérdida de confianza por parte del presidente blanquiazul, escenificada hace un par de meses y cristalizada ahora. Al-Thani llegó a señalar por Twitter (cómo no) ante preguntas de los aficionados sobre la demora de fichajes y, cansado de ello, usurpó su posición para gestionar la llegada del medio centro argentino, ignorando las gestiones que estaba llevando el dirigente para reforzar el puesto de pivote. Que las operaciones en las que más dinero invirtió no rindieran es el principal motivo de esa confianza retirada. El gasto en Keko, Michael Santos y Cecchini fue de casi 15 millones y el rendimiento está a la vista.

Lo mejor del gerundense fue la configuración de la plantilla para Juande Ramos -no en vano, lo eligió él-. Además, sin hacer venta alguna. Arnau se movió con mucha velocidad en el mercado y permitió -a expensas del ariete con el que se encaprichó el manchego- que el técnico pudiera trabajar con el núcleo de jugadores desde el inicio de pretemporada. En esa ventana, además, se adelantó a multitud de equipos para traer a coste cero a Jony, por el que llegó a recibir ofertas incluso antes de ser presentado.

El fútbol no tiene memoria. Los 16 años de Arnau en el club se acabaron de modo abrupto. Ayer se despidió de todos, quién sabe si para siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios