Jony: "Me duele no haber podido mostrar mi nivel"

  • El asturiano vuelve a destacar tras su cesión al Sporting y deja su futuro en el aire: "Hay que esperar"

Jony, en el Sporting, lucha un balón contra el Numancia. Jony, en el Sporting, lucha un balón contra el Numancia.

Jony, en el Sporting, lucha un balón contra el Numancia. / LA LIGA

El Jony que hoy sonríe en El Molinón tiene poco o nada que ver con el que hasta hace menos de un mes pasaba sus días por Málaga. Su versión, de hecho, se parece más a la del extremo de calidad que se ganó el interés de media Liga Santander y a la que se adelantó el cuadro costasoleño. Su fichaje entonces era todo un acierto. El balance año y medio después es cuanto menos de fiasco. El de Cangas del Narcea lo sabe y así lo confesaba en Cope Asturias.

"Lo que más me duele de Málaga es no haber podido demostrar mi nivel porque la gente tenía muchas esperanzas puestas en mí, pero estaba negado. No me salían las cosas y si algo me toca en el orgullo ha sido no haber podido dar alegrías a la afición malaguista. Aquí me siento más arropado, más importante y quizás eso cambie en mí a la hora de jugar", expresaba en la entrevista Jony, cedido hasta final de temporada al Sporting, donde suma dos goles en apenas cinco partidos.

Depende de mí, que la gente ya sabe lo que opino, depende del Sporting y también depende del Málaga"

El buen nivel que muestra y el empeño que siempre puso el club gijonés en su vuelta hacen que sea imposible no cuestionarse el futuro del futbolista. Depende mucho de los éxitos de un equipo y los fracasos del otro: "Al fin y al cabo dependo de otra parte, pero las opciones de que siga aquí crecerían muchísimo en caso de ascenso". "Yo al fin y al cabo me debo al Málaga, porque es mi club de origen aunque ahora esté cedido aquí, y además hay que ver qué pasa también en Málaga que estamos en una situación complicada", añadía. Y es que como sea, el propietario es el cuadro costasoleño, aunque no parece que se confíe mucho en el regreso del jugador tras el fiasco de su paso por la Costa del Sol: "Hay que esperar a que llegue junio y ver qué pasa, porque depende de tres partes. Depende de mí, que la gente ya sabe lo que opino, depende del Sporting y del Málaga y cuando hay que ponerse tres partes de acuerdo no suele ser fácil, pero se puede llegar".

Por oportunidades no ha sido. El mal estado de forma a su llegada y los problemas con Juande Ramos -con el episodio del cambio en el primer tiempo contra el Sporting destacado- lastraron su carrera en el Málaga durante la primera temporada. En esta, ya en su peso, Míchel buscó darle cuerda en los primeros compases y le dio la titularidad en Copa sin respuesta positiva. 33 partidos y dos goles después, busca suerte en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios