málaga cf

Mal de pocos

  • La lucha por la permanencia se limita actualmente a cuatro equipos: Málaga, Las Palmas, Deportivo y Levante tras el acelerón del Alavés

  • Vuelta al punto de partida de José González

Los jugadores del Málaga se lamentan sobre el césped tras la derrota contra el Atlético. Los jugadores del Málaga se lamentan sobre el césped tras la derrota contra el Atlético.

Los jugadores del Málaga se lamentan sobre el césped tras la derrota contra el Atlético. / DANIEL PÉREZ / EFE

Pasan las semanas y el Málaga no llega a arrancar. A 13 de febrero y con 23 jornadas jugadas, el dato de 13 puntos y solo 14 goles a favor es escalofriante. Son seis meses a un ralentí que no augura nada bueno, porque los estados del equipo han resultado ser un tanto cíclicos. Tres victorias, cuatro empates y 16 derrotas. Partidos entre los que se han repartido actuaciones desesperantes con algunas que pudieron invitar a la esperanza, pero que rápidamente se compensaron con regresos a los infiernos. La llegada de José González al banquillo ha vuelto a meter al cuadro costasoleño en esa fase de buenas sensaciones que no cristalizan en puntos y el tiempo apremia.

Se suele decir aquello de "mal de muchos, consuelo de tontos", pero en vista de los datos que arroja este Málaga, se puede encontrar cierto consuelo en que varios de sus rivales han encallado y no encuentran la forma de sumar. La polémica derrota del Levante a manos del Valencia ha garantizado que los puestos de salvación sigan a siete puntos por segunda semana consecutiva. Con las caídas frente a Las Palmas y Atlético, el equipo ha retornado al punto de partida de José González hace cuatro partidos. Un mal menor a tenor del calendario que ahora tiene el equipo. Y eso sí, un mal que ya es de pocos. Algo que limita las posibilidades que podría tener la entidad costasoleña de obrar el milagro de la permanencia.

Pensar en que una toma de decisiones más temprana en el club habría evitado que el Málaga estuviera prácticamente herido de muerte sería jugar a ser pitoniso, pero cuando se mira al Alavés es difícil no pensar en ello. Aunque De Biasi no fue capaz de arreglar el desaguisado de Luis Zubeldia, el cuadro vitoriano conectó rápidamente con Abelardo tras su llegada al banquillo de Mendizorroza el 1 de diciembre. Cogió las riendas con el equipo colista con seis puntos y hoy, con un balance de seis victorias -varias de mérito como las de Villarreal, Celta o Sevilla-, tres derrotas y un empate desde la llegada del asturiano, está en 16ª posición con 25 puntos. Queda mucho campeonato por delante, no cabe duda, pero su acelerón lo excluye por el momento del vagón de cola. Un grupo con el que guarda un margen de cinco puntos y que ahora se limita a apenas cuatro equipos para tres puestos de descenso.

El Málaga tiene por delante, en orden, a Deportivo (17 puntos), Las Palmas (18) y Levante (20). Las dos últimas derrotas han estancado al equipo de José González en el farolillo rojo y de entrada la misión es recuperar nada menos que cuatro puntos con el siguiente rival para entrar en la verdadera batalla. De esta suerte de grupo de la muerte -calificativo mucho más merecido que el de cualquier otra competición- solo el conjunto grancanario ha dejado signos de mejoría palpable en las últimas semanas pese a la terrible dinámica con la que Paco Jémez asumió el cargo.

Eso sí, de poco sirve mirar a la inacción de rivales cuando los resultados propios no llegan. Tras el Valencia, por delante quedan salidas importantes (Bilbao, Leganés, Celta o Deportivo) y choques en casa de nivel (Sevilla, Barcelona, Villarreal o Real Madrid) antes de alcanzar una fase final de temporada a mitades de abril a la que más vale llegar vivo porque serán duelos directísimos.

En el camino tendrán que carburar unos fichajes a los que se pueden atisbar pequeños detalles que aún no sirven para ganar partidos. No se puede meter mucha prisa a futbolistas que llevan meses sin rascar bola, pero sucede que en la carrera donde corre este Málaga no hay tiempo para esperar a nadie. Claro que, sin el salto de calidad que deberían aportar, es una quimera pensar en que ese último tramo ante Levante, Real Sociedad, Betis, Alavés, Espanyol y Getafe, pueda ser algo más que un paseíllo hacia Segunda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios