málaga cf

Miquel, primera pieza

  • El central catalán ya está en Málaga y para hoy se espera la oficialidad y que se incorpore al trabajo

  • Con 25 años y 1.93 metros, podría jugar ya el domingo si pasa el reconocimiento

Ignasi Miquel posa a su llegada al aeropuerto de Málaga. Ignasi Miquel posa a su llegada al aeropuerto de Málaga.

Ignasi Miquel posa a su llegada al aeropuerto de Málaga. / javier albiñana

Mario Husillos y Míchel, mientras le dure el crédito, tienen la ciclópea tarea de recomponer sobre la marcha una plantilla bastante mejorable, más allá de que el fruto que haya conseguido sacar el técnico de ella diste de su tope. La primera pieza escogida para recomponer el puzle es Ignasi Miquel, que ya llegó a Málaga ayer por la tarde para pasar reconocimiento médico. Terminará hoy las pruebas y, de no mediar inconveniente, se pondrá a las órdenes de Míchel. Se retrasó el entrenamiento a las 11:00 horas hoy y puede llegar a tiempo. El central podría jugar ya el fin de semana en Anoeta porque la baja de larga duración de Juan Carlos permite la excepción de inscribir jugadores aunque aún no se haya abierto el mercado.

Rebusca la dirección deportiva del Málaga en Segunda División, un caladero aprovechable del que periódicamente salen perlas. Seguramente no sea el nombre más sugerente, pero se trata de afinar en jugadores de rendimiento inmediato. Ciertamente, es un jugador por testar en la élite Ignasi Miquel, que pasó por las canteras de Espanyol, Barcelona y Arsenal antes de fajarse sin éxito en Leicester y Norwich y relanzar su carrera en la categoría de plata del fútbol español. Primero Ponferradina y después Lugo le sirvieron para tener continuidad en el fútbol profesional. Pareció en algún momento que Wenger podía apostar por él pero no cuajó en Inglaterra tras ser capitán del equipo reserva de los gunners.

Zurdo, tiene buena salida y será su primera experiencia en Primera

Miquel prometía en categorías inferiores de la selección española (fue campeón de Europa sub 19 compartiendo equipo con Borja Bastón o Juanmi en 2011) y se le tenía como un prototipo de jugador de absoluta. No abundan los centrales zurdos y su capacidad para salir con el balón jugado le daba un plus. Con 25 años está en la víspera de su madurez como jugador y a Mario Husillos, que estima que hay jugadores de nivel en Segunda para competir en Primera, le ha convencido en el seguimiento que le hizo en las últimas semanas, incluido el partido del pasado domingo en Sevilla ante el filial nervionense. El Lugo está siendo una de las sensaciones en Segunda División, marcha segundo y en la ciudad gallega hay bastante pesar por la marcha de un jugador que era considerado como el ancla del equipo.

Las dudas lógicas son si Miquel se adaptará al salto de categoría. Viene de una dinámica positiva para meterse en una negativa. Domina bien el juego aéreo, con el extra de haberse curtido varios años en el fútbol británico además de su altura. Falta verle expuesto y cubriendo los mayores espacios que hay en Primera División, si tiene la velocidad para rectificar con los mejores. Pero en el Málaga se confía en que pueda jugar aportar algo diferente.

Los informes sobre Miquel hablan de un jugador de educación exquisita y cabeza bien amueblada, que con 25 años lleva desde los 15 fuera de casa. Tras ser descartado por el Barcelona en la cantera se enroló en el Cornellá y fue desde allí desde donde lo captó el Arsenal. Ahora, si el reconocimiento médico no arroja ningún problema, emprenderá una etapa que anhelaba. "Yo lo que quiero es llegar a Primera, eso lo tengo más claro que el agua. Si en el día a día trabajo pensando en el equipo se puede conseguir el reto personal de dar el paso al máximo nivel", decía de forma premonitoria en una entrevista hace un par de meses. Ahora le llega una oportunidad en Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios