leganés | málaga cf

"El equipo necesita creer en lo que hace"

  • Míchel lo vio "ansioso" y cree que "la responsabilidad les frena"

  • Quedó satisfechó con la portería a cero aunque no le gustó "nada" el primer tiempo

Míchel se queja de un lance durante el encuentro. Míchel se queja de un lance durante el encuentro.

Míchel se queja de un lance durante el encuentro. / emilio naranjo / efe

En Butarque se pudieron ver dos versiones muy diferentes de este Málaga. Uno en la primera mitad y otro en la segunda. Uno errático, dominado y algo despistado en los primeros 45 minutos, y otro capaz de tomar el control, seguro y asomándose con cierto peligro al área los otros 45. Así lo vio al menos Míchel.

"En la primera parte nos faltó decisión y convicción. En la segunda estuvimos mejor. Los cambios ayudaron al equipo a tener mejor posición y mejor llegada y así sufrimos menos atrás", aseguraba el madrileño analizando el encuentro. Además, apuntaba que "teniendo más posesión sufrimos menos, en la primera parte perdimos la posesión, la situación de nuestros centrocampistas, la segunda jugada… nos estaban haciendo daño", y acababa con lo positivo: "Pero en la segunda parte el equipo fue a más. Había mucha tensión y mucha igualdad, pero en la segunda estábamos más cerca de culminar en gol alguna de las jugadas que teníamos cerca del área".

Míchel tiene bastante claro qué le pasa a sus jugadores. Cuál es el síntoma que impide que la calidad que se le presume a esta plantilla no aflore sobre el terreno de juego: "Creo que el equipo necesita seguridad, creer en lo que hace. El entrenador se fija en lo que ve durante la semana y en las fortalezas que tenemos. Nos cuesta mucho sacarlas y eso es porque los jugadores están ansiosos, están nerviosos, saben que la responsabilidad a veces te frena. Pero queremos que esa responsabilidad nos sirva". Y apuntó que se puso en práctica en la segunda parte: "Estábamos más cerca de no perder, defendimos mucho mejor, los centrocampistas trabajaron mejor y fuimos algo más profundos".

Para el entrenador blanquiazul, mantener la portería cero fue lo más positivo de la visita a Madrid, más en Butarque: "La inseguridad de que siempre recibes un gol marca mucho los partidos. Ya saben que pueden defender bien. El Leganés no es un rival fácil, tenemos un equipo enfrente que mejoró muchísimo en los últimos meses. En los últimos dos meses muy pocos equipos les han domado, y menos aquí".

El reparto de puntos no dejó del todo contento al madrileño: "Aunque no lo dé por bueno, el punto está ahí. No tenemos que mirar los demás resultados, pero es cierto que tenemos una distancia de ocho puntos [comentó antes del Sporting-Granada]".

La próxima semana habrá parón liguero y Míchel podrá terminar de asentarse y trabajar con margen la visita del Atlético: "Ya nos conocemos. Llevamos diez días trabajando juntos. No es mucho, pero no es una excusa. Ellos saben lo que queremos. Queremos darle esa confianza y esa seguridad para que vean que lo pueden hacer. Hace diez días estaba viendo estos partidos en el sillón de mi casa y espero no volver".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios