Una huida hacia adelante

  • Miguel Torres se defiende tras la polémica suscitada por una foto del pasado lunes en una cena mientras el Málaga jugaba en Las Palmas

Miguel Torres, en el entrenamiento de ayer. Miguel Torres, en el entrenamiento de ayer.

Miguel Torres, en el entrenamiento de ayer. / javier albiñana

Miguel Torres se defiende. Algunos se preguntarán de qué. Así que toca recrear el escenario. Lunes por la noche, el Málaga se está jugando la vida en Las Palmas. Hasta ahí, nada nuevo. Pero una fotografía en Instagram del futbolista del Málaga junto a Codina y Moyá cenando a la misma hora del encuentro (también circuló un vídeo), desató las iras de parte de los aficionados blanquiazules, molestos con uno de sus capitanes por entender que no era apropiado.

Pasado el martes, Torres compareció ante los medios de comunicación y explicó su versión de los hechos: "Creo que es un producto de la situación en la que estamos. Es una reunión entre amigos, en casa, no estoy tomando vino para nada, estoy viendo a mi equipo. Entiendo que, con lo que estamos viviendo ahora mismo, se pueda un poco prejuzgar todo lo que pueda haber alrededor. En el tema personal tengo la conciencia muy tranquila".

Así continuó el defensa: "En un momento tan delicado como en el que estamos rodearme de amigos de confianza en los cuales puedo un poco expresar mis sentimientos, ya que muchas veces no podemos expresar lo que sentimos a todo el mundo. No es más que algo que me va a hacer sumar y sentirme mejor. Lo importante ese día era apoyar al equipo desde la distancia, ya que no podía estar con ellos de cerca. Siempre que he tenido la posibilidad he pedido al entrenador viajar con el equipo, como en el partido de la primera vuelta con el Atlético y el Valencia. En este caso he tenido que quedarme para trabajar con los no convocados. Y ya que teníamos disponibilidad de entrenar al día siguiente por la tarde, pues cada uno en su vida privada decide cómo organizarse. El poder estar en casa con amigos apoyando al equipo creo que no es nada malo, al contrario".

Pese a dar una rueda de prensa que es una huida hacia delante, Torres se disculpó: "La gente me conoce bien y sabe lo que he dado y el compromiso que siempre he tenido. Mi intención no es crear conflicto, entiendo que soy importante para el equipo y para el club. Mostrar mis respetos hacia quien se haya sentido ofendido. La afición nos ha dado mucho en cada partido, nos ha dado mucho siempre. A mí personalmente me ha dado mucho el club, el Málaga y, por supuesto mi intención es hacerlo lo mejor posible y demostrar lo que he demostrado siempre".

Acerca del uso de las redes sociales por parte de los deportistas de elite, Torres defendió su uso pero también coincide es que puede ser algo perjudicial: "Mi perfil no es que sea de sobreexposición en la las redes, son herramientas útiles pero también arma de crítica fácil y falta de respeto. Desde ese punto de vista no lo entiendo ni me gusta ser partícipe. La gente que me conoce sabe cómo soy. Vivo con muchos prejuicios y etiquetas, no sólo por mi profesión sino por la imagen que puedo dar, pero tengo la conciencia muy tranquila. Muchas veces no ven el sufrimiento que hay detrás y lo que cuesta trabajar en el día a día para lograr lo que uno quiere. Es cierto que en esta situación en la que públicamente cualquier cosa tiene una repercusión doblemente fuerte todos deberíamos tener nuestra energía en intentar trabajar en la misma dirección y sacar el equipo adelante, que es lo que nos interesa". Torres, que se ha entrenado por segunda vez con el equipo esta semana, defendió su trayectoria desde que llegó al Málaga. En total, desde la temporada 2014-15, ha jugado 62 partidos de Liga, además de haber estado en 34 convocatorias de partidos en los que no tuvo minutos. A ello hay que añadirle la Copa del Rey. Cinco partidos ha jugado como blanquiazul el que esuno de los capitanes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios