Hay luz entre tanta oscuridad

Hay luz entre tanta oscuridad Hay luz entre tanta oscuridad

Hay luz entre tanta oscuridad

Una fecha nueva cerrada con cero puntos en el casillero pero con un notable en moral, quizá ese aspecto sea importantísimo para poder obtener resultados positivos en los próximos partidos. A un Barcelona intratable en cuanto a resultados se enfrentaba un Málaga en urgencias y con algunas ausencias notables en su once titular.

Los de Míchel fueron constantes y competitivos del minuto uno al 90. Si bien es cierto que fue complicado tras errar el colegiado en el primer gol, el 1-0, obra de Deulofeu. El balón había salido claramente por el fondo antes del centro del lateral zurdo Digné.

El Barcelona tenía la pelota de manera insulsa, no conseguía meterle mano a un Málaga que se defendía con un escudo y que cuando le tocaba construir lo hacía con buena combinación a pesar de la presión organizada de los locales. El Chory Castro dispuso de un par de ocasiones para poder empatar, la primera en un cabezazo que se marchó cruzado y otra en la que no acabó de rematar un buen centro desde la derecha tras servicio de Roberto Rosales. La dupla Rolan-Peñaranda puede dar buenas tardes de gloria de seguir esta línea. Sin embargo,el primero se marchó lesionado antes del descanso y puede peligrar varias jornadas.

En el segundo tiempo, mismo guión aunque una carambola colocó el balón en la escuadratras el disparo de Iniesta. Los de Martiricos hicieron de tripas corazón y no alternaron su plan, no sufrieron y generaban algunas ocasiones aisladas. Keko tuvo alguna para acortar distancias y Bastón fue un chute de energía hasta el final.

Pienso que el equipo sale reforzado de este partido y encuentra motivos para creer en la victoria en el próximo encuentro en La Rosaleda ante el Celta de Vigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios