málaga cf

El verano pasa por Al-Thani

  • El juicio por el 'caso BlueBay' se retomará el 4 de diciembre

  • La lejana fecha deja en manos de la actual propiedad la planificación deportiva del proyecto del Málaga en Segunda División

El propietario del club, Abdullah Al-Thani, junto a sus hijos Nasser (izquierda) y Nayef (derecha) en una rueda de prensa. El propietario del club, Abdullah Al-Thani, junto a sus hijos Nasser (izquierda) y Nayef (derecha) en una rueda de prensa.

El propietario del club, Abdullah Al-Thani, junto a sus hijos Nasser (izquierda) y Nayef (derecha) en una rueda de prensa. / javier albiñana

Han sido muchos meses y hasta algún año de cábalas, pero ya hay fecha para el juicio del caso BlueBay. El Juzgado número 9 de Málaga lo ha fijado para el próximo 4 de diciembre, según apuntaba La Jugada de Málaga en Canal Sur Radio, por lo que será entonces cuando llegue el principio del fin de un litigio por el 49% de las acciones del Málaga que posee Al-Thani que arrastra desde febrero de 2015, cuando la compañía hotelera demandó al propietario.

La fecha se ha podido fijar después de que este pasado mes de enero quedase resuelta desfavorablemente al jeque la querella que interpuso contra Abdullah Ghubn, Moayad Shatat y Jamal Satli Iglesias -presidente de BlueBay-. En ella los acusaba de falsedad documental y apropiación indebida en la operación de venta de la mitad de las acciones que ostentaba Al-Thani por el precio simbólico de un euro a cambio de que la compañía hotelera llevase la gestión del día a día en el Málaga. Finiquitado este proceso en la Audiencia Provincial -estableció que no cabía recurso, aunque los letrados del catarí abrían la posiblidad de acudir al Constitucional-, se puede retomar un litigio que llevaba parado desde 2016.

Ni el presente con Al-Thani ni la gestión de BlueBay en 2013 tranquilizan

Pese a ello, no ha sido hasta estas últimas semanas cuando se ha reactivado verdaderamente la situación a través del cruce de declaraciones entre Al-Thani y BlueBay. La empresa, tras la entrevista concedida por el propietario y el revuelo con instituciones y pequeños accionistas, aprovechó para sacar un comunicado en el que recordaba la causa abierta, arremetía contra el jeque y de paso se mostraba receptiva con los organismos públicos. Lo zanjaba el presidente del club con un "muchos sueños, si Dios quiere la verdad aparecerá pronto" a través de redes sociales, su medio de comunicación de cabecera.

No será tan temprano, tocará esperar hasta final de año para que se retome el caso, lo que implica que hasta entonces no habrá cambio ninguno en los despachos. Y por ende, la planificación de este verano de cara al proyecto en Segunda División -a expensas de aparición divina, se insiste públicamente desde Martiricos- se llevará a cabo por los presentes. Cabe recordar que si BlueBay se hiciera con ese 49% de las acciones iniciales Abdullah Al-Thani aún conservaría la mayoría, y es que el acuerdo alcanzado en 2013 era sobre la mitad de los valores del jeque, no sobre la mitad del club. No obstante, se tendría que respetar el acuerdo inicial que dejaba la gestión diaria a NAS Spain, la sociedad constituida expresamente para la copropiedad entre la compañía de Jamal Satli y el catarí, algo que cambiaría radicalmente el escenario de la entidad.

Eso sí, no se puede recordar el paso de BlueBay por la propiedad como exitoso. En una fase de dolores económicos acuciantes y en pleno trauma post Champions, la hotelera llevó el peso de la planificación deportiva imponiendo a Bernd Schuster, lo que propició la marcha de Mario Husillos, dando carta blanca al nuevo entrenador -y David Belenguer- junto al joven Adrián Espárraga como secretario técnico. Participaron activamente Vicente Casado y Moayad Shatat, se trajeron futbolistas como Tissone, Flavio Ferreira, Roberto Chen, El Hamdaoui o Bobley Anderson, por el que se pagó un millón de euros, y tanto Weligton como a posteriori Pawlowski -otro de la terna- reconocieron varios retrasos importantes en los pagos a lo largo del curso. El resumen es lapidario entre promesas de un futuro brillante y un remozado estadio.

Por lo pronto, con el equipo prácticamente a dos jornadas de quedar sentenciado por las matemáticas, lo primordial es adelantarse a los demás en la confección del Málaga 2018/19. En ello está Husillos, con la primera tarea de fichar entrenador para un equipo con el mañana bastante incierto. Los hijos de Al-Thani regresaron ayer a Málaga sin su padre y un taco de trabajo acumulado importante. Al final, el verano tendrá que pasar por sus manos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios