El vestuario se aísla de la presión mediática y se centra en ganar

  • "A lo nuestro", manda como mensaje Míchel; la plantilla se va de almuerzo para desconectar

Míchel, en acción. Míchel, en acción.

Míchel, en acción. / efe

Alguna respuesta en broma, alguna mueca de desaprobación. Pulsar al vestuario ante el presumible alirón blanco en La Rosaleda y las suspicacias de Barcelona deja esas fotografías. Pero en el vestuario lo tienen muy claro: hay que ganar para cerrar la temporada con sonrisa; todo lo demás sobra.

El propio Míchel encabezó esa cruzada ayer por la mañana. "A lo nuestro", publicó en Twitter junto a una foto suya entrenando. Claro mensaje al ruido mediático. Los jugadores tomaron buen ejemplo y ayer, como todas las semanas, quedaron para celebrar un almuerzo en grupo y hacer piña pensando en el triunfo. Se marcharon a Torremolinos para brindar por tres puntos que dejen el undécimo puesto, una gran despedida con la grada y una profesionalidad incuestionable.

Los jugadores de Manel Ruano ya saben perfectamente que este domingo (12:00) estarán muy arropados en el campo de la Federación Malagueña ante la Gimnástica Segoviana. En apenas una hora se agotaron las más de mil localidades que el club puso a la venta en La Rosaleda ayer por la mañana de manera exclusiva para sus abonados.

A excepción de los poco más de 50 seguidores visitantes que estarán en el coqueto estadio malagueño, habrá animosa presencia de seguidores blanquiazul. Así se desprende de la rápida respuesta ofrecida en las taquillas de Martiricos. Obviamente, también ayudó bastante el precio simbólico de un euro. Todo suma para empujar al filial hacia Segunda B de una vez por todas. Hay que llevar un buen marcador a la vuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios