Bush acusa a Irán de ser "el patrocinador del terrorismo"

  • El presidente estadounidense insta a afrontar el "peligro" iraní "antes de que sea tarde" y reafirma su compromiso de garantizar la seguridad en el Golfo Pérsico

El presidente de EEUU, George W. Bush, reafirmó ayer su compromiso de garantizar la seguridad en el Golfo Pérsico frente a Irán, al que calificó de "amenaza" para el mundo, y se dirigió directamente a los iraníes para decirles que tienen derecho a la democracia.

Bush también hizo un llamamiento a los dirigentes árabes para que apoyen sus esfuerzos con vistas a un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, para la estabilización de Iraq y la defensa de la democracia en el Líbano.

En una alocución en Abu Dhabi, presentada como el gran discurso de su larga gira por Oriente Próximo, Bush saludó los avances de algunos dirigentes en pro de la democracia en la región, pero instó a hacer más.

En el quinto día de su viaje, Bush enumeró sus objeciones contra Irán y manifestó su voluntad de actuar "antes de que sea demasiado tarde". "Irán es hoy día el principal Estado (que) patrocina el terrorismo en el mundo", financia a extremistas, entrega armas a los talibanes en Afganistán y a los extremistas chiíes en Iraq, apoya a las organizaciones "terroristas" palestinas Hamas y Yihad Islámica y "torpedea las esperanzas de paz en el Líbano armando y ayudando al grupo terrorista Hezbolá", acusó.

Irán "intimida a sus vecinos con sus actividades balísticas y su retórica beligerante", "desafía a la ONU y desestabiliza la región" con su programa nuclear, insistió Bush. "Las actuaciones de Irán amenazan la seguridad de todos los países" del mundo. Por ello, "EEUU refuerza su antiguo compromiso en materia de seguridad ante sus amigos en el Golfo y junta a sus amigos en el mundo para enfrentar ese peligro antes de que sea demasiado tarde", sostuvo.

Uno de los principales objetivos de esta gira de Bush -que en el Golfo ya incluyó a Kuwait, Bahrein y Emiratos Árabe Unidos y que hoy lo llevará a Arabia Saudí- es tranquilizar a los regímenes árabes suníes, aliados de Washington, sobre la determinación estadounidense de seguir protegiéndolos ante Irán.

En cambio, en Teherán, el portavoz del Ministerio de Exteriores, Mohamed Ali Huseini, dijo que las naciones vecinas "han fortalecido su cooperación con la República Islámica", según la televisión iraní Al Alam.

Los países árabes ven con aprehensión a Irán, país que nunca ha ocultado su deseo de exportar su revolución islamista, pero temen aún más una intervención militar que resulte en ataques de represalia contra las bases estadounidenses establecidas en sus territorios. Un enfrentamiento así paralizaría a las ricas economías petroleras del Golfo Pérsico.

Bush hizo sus advertencias a la República Islámica una semana después de producirse un incidente en el Estrecho de Ormuz entre buques de guerra estadounidenses y lanchas iraníes. Según afirmó ayer la Casa Blanca, la Marina temía que las lanchas que hostigaron a tres de sus barcos quisieran realizar un ataque suicida.

Este incidente hizo de inmediato subir la tensión entre Washington y Teherán, recordando los riesgos de un enfrentamiento entre ambos, motivo de gran inquietud en el Golfo y el mundo entero.

Bush no respondió directamente a esos temores, pero se dirigió a los iraníes afirmando su "derecho de vivir en un régimen que escuche sus reclamos, respete su talento y les permita construir una vida mejor para sus familias".

El otro objetivo de la gira de Bush, que comenzó el miércoles en Israel y los territorios palestinos, era impulsar un acuerdo entre israelíes y palestinos y recabar el apoyo de los países árabes.

"Les pedimos que se sumen a nosotros, aportando los recursos necesarios para ayudar a los palestinos a construir las instituciones de una sociedad libre", dijo Bush, que aspira a la firma de un acuerdo de paz antes del fin de su mandato, en enero de 2009.

Bush considera indispensable la contribución de los países árabes, entre los cuales sólo Egipto y Jordania reconocen a Israel.

"Un Estado palestino independiente, viable, democrático y pacífico representa más que el sueño de los palestinos, y es también la mejor garantía de paz para todos (sus) vecinos", declaró. Dirigiéndose a los palestinos, Bush también los emplazó a oponerse a los terroristas en una clara alusión a Hamas, que controla la Franja de Gaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios