Evacuadas varias oficinas del Parlamento Europeo por un coche sospechoso

  • La evacuación es una "medida de precaución" antes de retirar el vehículo. La Policía belga ha detenido a una persona.

La Policía belga detuvo a una persona en relación con la alerta de bomba en el Parlamento Europeo (PE) a causa de un coche sospechoso estacionado cerca de las instalaciones europeas, que provocó la evacuación de parte del personal, informó la Eurocámara. "El vehículo ha sido analizado tras la detención de una persona por comportamiento sospechoso", señaló el PE en un comunicado, en el que se indica que la Fiscalía de Bruselas investiga el caso. La alerta se levantó hacia las 13:00 y el personal del PE volvió a sus puestos de trabajo.

El detenido es un eslovaco de 32 años que quería reunirse con el presidente de la institución, Martin Schulz, informó la fiscalía. El arrestado ha pasado a disposición judicial con cargos por amenaza de atentado y posesión de armas sin autorización, a la espera de que el juez de instrucción tome una decisión sobre su futuro, indicó el portavoz del ministerio fiscal Ine Van Wymersch en un comunicado. El sospechoso -vestido de militar y que en un primer momento dijo a los policías que deseaba reunirse con Schulz- no ha querido declarar una vez trasladado a comisaria, señaló la fiscalía.

Su detención ha tenido lugar alrededor de las 07:30 en las inmediaciones del PE en Bruselas, después de comportarse de forma sospechosa, según las fuentes. El ciudadano eslovaco había aparcado un vehículo en el que se encontraron un arma de fuego y una sierra eléctrica en una de las calles adyacentes del edificio Willy Brandt, de la sede de la Eurocámara. De acuerdo con la fiscalía, el hombre no se mostró agresivo en ningún momento.

Los edificios 63, 70 y 75 situados en la calle Montoyer, al igual que el centro para visitantes Parlamentarium, fueron desalojados por el departamento de artificieros de las fuerzas de seguridad belgas, antes de que este cuerpo retirara un coche sospechoso aparcado en las inmediaciones. El personal fue trasladado al edificio central de la Eurocámara, a unos centenares de metros del lugar. La evacuación se realizó como "medida de precaución" antes de retirar el coche, explicó el portavoz de la Eurocámara, Jaume Duch, quien aclaró que no hay "nada que indique" que haya explosivos en el automóvil.

Desde mediados de enero, el Gobierno belga ha desplegado a efectivos militares en torno a las instituciones comunitarias en Bruselas, así como embajadas, sinagogas o museos, ante el temor a un atentado y ha aumentado hasta el nivel tres (sobre cuatro) de alerta de seguridad del país.

Este mismo lunes también se inspeccionó otro coche en las inmediaciones de la embajada de Estados Unidos en Bruselas, que resultó ser una falsa alarma. La Policía belga reforzó el perímetro de seguridad en las inmediaciones de la embajada estadounidense después de que un hombre dejara su coche frente al edificio, en una zona donde no está permitido aparcar, informó en su web el diario La Dernière Heure. La operación mantuvo paralizada una de las arterias principales de la capital belga durante una hora aproximadamente, con los consiguientes problemas de circulación, hasta que la Policía comprobó que no había ningún peligro. "Sí ha habido un suceso, pero finalmente no ha sido nada", explicaron fuentes de la Policía de Bruselas, que rehusaron aportar más detalles por el momento.

A primera hora de la mañana también fue evacuada la discoteca Le Carré en la localidad flamenca de Willebroek, lo que provocó el cierre de la autopista A12 que conecta Bruselas y Amberes en hora punta, dando lugar a grandes retenciones, según la Agencia Belga. Tras la inspección del lugar, las autoridades no encontraron ningún explosivo en la sala.

En la madrugada del domingo, en torno a 2.500 personas fueron también desalojadas de la sala de eventos Brussels Event Brewery, según informó la fiscalía belga en un comunicado. La sala está situada en el barrio de Molenbeek-Saint-Jean, donde se han registrado varias operaciones policiales antiyihadistas en las últimas semanas. La organización de la fiesta Antitapas, un evento popular entre los expatriados que viven en Bruselas, informó en su página web de que se trató de un aviso de bomba, lo que obligó a desalojar de inmediato a los asistentes de esta sala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios