Farrow: "Naomi contó excitada que hombres de Taylor le habían dado un diamante enorme"

  • La actriz y la por entonces representante de la modelo británica, Carol White, aseguran que ésta conocía la procedencia de los 'diamantes de sangre' que le regaló el ex presidente de Sierra Leona.

Comentarios 3

La actriz Mia Farrow y la ex agente Carol White contradijeron este lunes a la modelo Naomi Campbell sobre los diamantes que ésta recibió en 1997 en Sudáfrica, supuestamente de parte del ex presidente de Liberia, Charles Taylor, juzgado por crímenes de guerra en el Tribunal Especial para Sierra Leona (TESL).

Aunque no coinciden en el número de piedras, ambas testigos sí coincidieron en que la modelo sabía que los diamantes que recibió durante una recepción, en septiembre de 1997, en Suráfrica, procedían de Taylor, acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad por, entre otros motivos, financiar con diamantes la guerra civil de Sierra Leona.

White continuará su declaración este martes, después de que su testimonio de más de dos horas excediera el horario del tribunal tras el largo testimonio de la actriz.

Farrow testificó ante los jueces que supo del regalo de los diamantes a través de la misma Campbell, quien "bastante excitada" contó durante un desayuno que "hombres de Taylor" le habían llevado "un diamante enorme".

Ese desayuno tuvo lugar en la residencia del presidente de Suráfrica, Nelson Mandela, el cual había celebrado la noche anterior una cena de la fundación infantil que lleva su nombre a la que también asistieron Taylor y otras celebridades, como el productor musical Quincy Jones.

Farrow, que testificó durante más de cuatro horas, aseguró que fue la propia top model quien le dijo que el regalo procedía de hombres del ex presidente liberiano.

Según el testimonio de Campbell de la pasada semana, ella solo "asumió" que los diamantes venían de parte de Taylor por un comentario al respecto que Mia Farrow hizo durante el desayuno tras conocer el regalo a la modelo.

La actriz negó este lunes rotundamente haber insinuado que el diamante que le habían entregado a Campbell no podía venir de nadie más que de Taylor, y aseguró que fue la misma modelo quien hizo esa aseveración "nada más entrar en la sala donde desayunamos".

Otra contradicción se refiere al número de diamantes recibidos, ya que Campbell habló de "dos o tres pequeñas y sucias piedras", mientras que Farrow declaró que la modelo dijo durante el desayuno que le habían entregado uno solo.

"Estoy segura de que habló de un diamante y no de diamantes'", repitió Farrow ante preguntas de los jueces. Ante los intentos de la defensa de invalidar la declaración de Farrow a causa de estas contradicciones, la actriz se limitó a decir que declaraba justamente "lo que recuerdo" que Campbell dijo en ese desayuno en la residencia de Mandela.

Precisó que ella no había visto el diamante, el cual Campbell dijo que donaría a la fundación benéfica infantil Nelson Mandela, según la actriz.

Por su parte, Carol White, agente de la modelo durante 17 años hasta 2006, declaró ante el tribunal que Campbell y el entonces presidente liberiano "flirtearon ligeramente" durante la cena, que la modelo estaba muy "emocionada" y dijo que Taylor "me va a dar diamantes".

Taylor parecía asentir al mover la cabeza de forma afirmativa, añadió White, quien explicó que la modelo, el ex presidente de Liberia y dos hombres hablaron después sobre cómo hacer llegar las piedras a Campbell.

La modelo le contó que, posteriormente, dos hombres llegaron a su habitación y le dijeron: "aquí están los diamantes", mientras le deban un papel arrugado con varias piedras preciosas, "cinco o seis, según creo", explicó la testigo.

"Campbell me los mostró y estaba bastante decepcionada porque no brillaban", añadió White.

White declaró que sugirió a Campbell que donara las piedras preciosas a la Fundación Nelson Mandela de ayuda a los niños de Sudáfrica, cosa que la modelo hizo.

El entonces responsable de la entidad, Jeremy Radcliffe, confirmó la pasada semana que recibió los diamantes.

La defensa de Taylor insinuó que Campbell podría haber recibido el regalo de gente desconocida, especialmente cuando se encontraba en un país, como  Sudáfrica, que "produce diamantes."

El letrado de la defensa, Courtenay Griffiths, intentó de forma agresiva restar validez a los dos testimonios, en el caso de Farrow al considerar que está predispuesta contra Taylor, mientras que atacó a White por la demanda judicial que ésta planteó contra Campbell por la ruptura del contrato que unía a ambas.

Según Griffiths, Campbell era el mayor cliente de White, y ésta podría tener interés en desvirtuar el testimonio de la modelo a fin de favorecer el proceso de su propia demanda.

Si Taylor poseía o no diamantes en bruto es de gran relevancia para el Tribunal Especial para Sierra Leona, pues la Fiscalía cree que el presunto criminal de guerra habría utilizado el dinero del tráfico de estos diamantes.

Taylor es juzgado desde enero de 2008 en La Haya por once cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad por su implicación en el conflicto civil que asoló Sierra Leona entre 1991 y 2002 y que causó 50.000 muertos.

La acción de los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (RUF) en ese conflicto fue financiada en parte por los llamados "diamantes de sangre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios