Fernández achaca la acusación del fiscal "al odio, la infamia y la calumnia"

  • La presidenta argentina se aferra a la teoría de la conspiración ante la petición de imputarla

Comentarios 1

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, atraviesa, a menos de un año de su salida del poder, una crisis política provocada por la extraña muerte del fiscal Alberto Nisman y la acusación de encubrir a los responsables del ataque terrorista a la AMIA, el mayor en la historia del país. Ayer reiteró en las redes sociales fragmentos del discurso que pronunció el pasado miércoles, cuando dijo que el "agravio" y "la infamia" se lo deja "a ellos" (sin mencionar nombres), en su primera comunicación tras pedir su imputación un fiscal.

La cuenta oficial de la mandataria en Facebook publicó dos vídeos de su último acto público, en la Casa Rosada el miércoles, dos días antes de que el fiscal Gerardo Pollicita solicitase su imputación y la de varios de sus colaboradores por encubrimiento a terroristas.

"Quiero decirles que nosotros vamos a seguir pregonando lo que venimos pregonando siempre: la unidad de todos los argentinos. Nosotros somos el amor por la Patria, el amor por el otro. (CFK en el Patio de las Palmeras, 11 de febrero 2015)", resaltó el perfil oficial de la red social, junto a dos vídeos del discurso.

"Cristina en el Patio de las Palmeras, 11 de febrero 2015: '¿Saben qué? El odio, el agravio, la infamia, la calumnia se los dejamos a ellos; nosotros nos quedamos con la Asignación Universal por Hijo, con las jubilaciones, con el matrimonio igualitario, con la ampliación de derechos, con los convenios colectivos de trabajo, con el mejor salario mínimo...", el segundo fragmento evocado ayer.

El fiscal argentino Gerardo Pollicita presentó el viernes un requerimiento de instrucción ante el juez Daniel Rafecas, encargado de la denuncia de Nisman, el pasado 14 de enero, cuatro días antes de su muerte por un tiro en la sien en circunstancias aún no aclaradas. Su cuerpo fue encontrado en el baño de su vivienda, con una herida de bala en la cabeza, una pistola en su mano derecha y cientos de papeles desparramados en la mesa: la denuncia que tenía previsto ratificar al día siguiente en el Congreso argentino.

Nisman, fiscal especial de la causa sobre el atentado contra la mutua judía AMIA (ocurrido el 18 de julio de 1994 y en el que murieron 85 personas), señaló a Fernández como máxima responsable de un plan para encubrir a los iraníes sospechosos de ser los autores de ese acto terrorista. En la denuncia de Nisman, el memorándum de entendimiento firmado con Irán en 2013 para esclarecer el atentado contra la AMIA aparece como el principal instrumento de un supuesto acuerdo para eliminar las circulares rojas emitidas por Interpol contra los sospechosos iraníes a cambio de que Argentina pudiera comprar petróleo a Irán.

Pollicita pidió la imputación de la presidenta, del ministro de Exteriores, Héctor Timerman, y de sus colaboradores por "encubrimiento por favorecimiento personal agravado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios