Gran despliegue de seguridad en Colombia para la toma de posesión de Santos

  • El ex ministro de Defensa de Uribe se convierte hoy en el nuevo presidente de un país desgarrado por los conflictos

Unos 400.000 miembros de la fuerza pública velarán por la seguridad en Colombia durante la investidura de Juan Manuel Santos como presidente, un acto al que están invitadas más de 80 delegaciones internacionales, que incluyen a más de una docena de jefes de Gobierno y Estado.

Unos 160.000 policías, 220.000 soldados y otros integrantes de la Armada, Fuerza Aérea y organismos de seguridad iniciaron ayer un acuartelamiento de primer grado que busca prevenir ataques guerrilleros o sabotajes hoy sábado, día de la toma de posesión de Santos.

Bogotá, la capital, será donde se concentrarán las mayores medidas de seguridad, con el despliegue de 22.500 policías y 14.500 militares.

El director de la Policía Metropolitana de Bogotá, general César Pinzón, explicó a Efe que entre las medidas tomadas en la capital está la prohibición de portar armas y que los motociclistas lleven acompañante. También se prohíbe la circulación de vehículos de mudanzas o que transporten escombros e incluso bombonas de gas, y se suspenderán las obras de construcción e infraestructuras, "con el fin de evitar cualquier actividad terrorista", dijo Pinzón.

Según un comunicado de la Policía, se establecerán 44 puestos de control en Bogotá y siete en las entradas y salidas de la ciudad y se mantendrá el vuelo de helicópteros de esta institución de día y de noche hasta el domingo.

Adicionalmente, unos 500 policías verifican desde ayer en el centro de Bogotá "antecedentes penales de quienes transitan la zona" para neutralizar cualquier intento de acción terrorista, agrega el comunicado.

Estas medidas responden al incidente ocurrido en 2002, cuando Álvaro Uribe fue investido presidente por primera vez, y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lanzaron varios cohetes contra la Casa de Nariño (sede del Ejecutivo) con el resultado de 19 muertos, la mayoría indigentes que estaban en una zona aledaña al palacio presidencial.

Por otro lado, las delegaciones internacionales ya comenzaron a llegar a Colombia y una de las primeras fue la francesa, encabezada por el secretario de Estado para Asuntos Europeos, Pierre Lellouche.

Al menos 13 presidentes de Latinoamérica, además del Príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona española, han confirmado que asistirán a la investidura.

El gran ausente será el mandatario venezolano, Hugo Chávez, que el pasado 22 de julio rompió las relaciones con Colombia al considerar una "agresión" que el Gobierno de Uribe acusara a Venezuela de apoyar a las guerrillas colombianas.

En uno de sus últimos actos antes de ser investido, Santos recibiódel saliente gobernante, Álvaro Uribe, las máximas condecoraciones del país, en una ceremonia celebrada en la Casa de Nariño. Uribe impuso a Santos la Orden de Boyacá, la Orden de San Carlos y la Orden Nacional al Mérito, como es tradicional en Colombia .

Al recibir las distinciones, Santos, que fue ministro de Defensa de Uribe, reiteró que trabajará con todo el entusiasmo y la dedicación "hasta ver ese sueño suyo y mío de tener a nuestros hijos viviendo realmente en paz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios