Irán busca en América Latina aliados en su enfrentamiento con EEUU

  • Ahmadineyad se reúne con Chávez en Caracas, primera escala de su gira por países hostiles a Washington · La AIEA confirma que Teherán ha empezado a enriquecer uranio al 20% en la nueva planta de Fordo

El presidente venezolano, Hugo Chávez, se reunió ayer en Caracas con su par iraní, Mahmud Ahmadineyad, quien ha iniciado una gira por países de la región hostiles a Washington, en busca de apoyo en momentos de fuerte tensión diplomática con Occidente a raíz de su programa nuclear.

Chávez recibió a Ahmadineyad en el palacio de Miraflores en Caracas, donde el presidente iraní llegó la noche del domingo en la primera parada de su periplo, que le llevará a Nicaragua, Cuba y Ecuador.

Ahmadineyad pretende fortalecer las relaciones con estos países que denuncian el "imperialismo" de EEUU y obtener su apoyo ante la creciente presión de Washington y la UE para que abandone su programa nuclear, que los occidentales sospechan busca desarrollar la bomba atómica, pese a los desmentidos iraníes.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) confirmó ayer que Irán había empezado a enriquecer uranio en la nueva planta de Fordo (150 kilómetros al suroeste de Teherán) con una pureza de hasta el 20%, un hecho susceptible de agravar las tensiones.

Teherán ha sido objeto recientemente de nuevas sanciones estadounidenses por su programa nuclear, mientras la UE anunció un principio de acuerdo para decretar un embargo a las importaciones de petróleo iraní, cuyas exportaciones representan el 80% de sus ingresos en divisas.

En respuesta, Irán advirtió contra la presencia militar de EEUU en el Golfo y amagó con cerrar el estrecho de Ormuz, por donde pasa el 35% del transporte marítimo mundial de crudo.

En este contexto, Washington dejó clara su posición respecto a la gira de Ahmadineyad, pidiendo a los países que lo recibirán que "no profundicen sus lazos" con Irán, al estimar que no era "el momento".

La recomendación fue rechazada por Chávez, quien aseguró que le "daba risa", mientras que el Gobierno ecuatoriano también la repudió al afirmar que ellos no dicen "a EEUU lo que tiene que hacer".

No obstante, está por ver hasta qué punto los líderes latinoamericanos apoyarán a Ahmadineyad.

"Hoy veremos en qué anda tácticamente el Gobierno de Chávez y cómo será su apoyo a Irán", dijo la politóloga y directora de la Escuela de Estudios Liberales de la Universidad Metropolitana de Caracas, Elsa Cardozo. "Es posible que comparta decisiones muy radicales y confrontadoras con Ahmadineyad, pero también que se le ocurra hacer un planteamiento de mediación, proyectando una imagen más conciliadora, que le convendría por el papel de liderazgo que desea tener en América Latina", afirmó.

La llegada de Ahmadineyad el domingo a Caracas coincidió con el anuncio de Washington de expulsar a la cónsul venezolana en Miami, Livia Acosta Noguera, acusada en un documental de la cadena hispana Univisión de estar implicada en un supuesto complot iraní contra instalaciones nucleares estadounidenses.

El Gobierno venezolano se limitó a declarar que dará "en su momento, una respuesta clara, firme y oportuna", según el canciller, Nicolás Maduro.

Venezuela e Irán, ambos miembros de la OPEP, mantienen acuerdos económicos que rondan los 5.000 millones de dólares y convenios para establecer en tierras venezolanas fábricas de cemento, satélites, alimentos, tractores y bicicletas, esencialmente.

Tras su paso por Caracas, Ahmadineyad viajará a Nicaragua para asistir hoy a la toma de posesión de Daniel Ortega, reelegido en la Presidencia. Su gira seguirá luego por Cuba, donde -según el embajador de la isla en Teherán- se reunirá con Fidel Castro; y Ecuador, donde el jueves se entrevistará con su par Rafael Correa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios