Irán desafía a la comunidad internacional al impedir el acceso a una instalación militar

  • La AIEA regresa de Teherán con las manos vacías tras dos días de intensas negociaciones

Irán plantó cara a la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) y desafió a la comunidad internacional al negar el acceso a una controvertida instalación militar cerca de Teherán, donde se sospecha que tienen lugar actividades supuestamente relacionadas con un programa nuclear bélico.

Una misión especial de alto rango de la AIEA, liderada por su director adjunto para salvaguardas (controles), Herman Nackearts, volvió ayer a Viena con las manos vacías tras dos días de intensas negociaciones en Teherán. "Intentamos llegar a un acuerdo sobre cómo seguir adelante para resolver asuntos pendientes, en particular discutimos las supuestas dimensiones militares del programa nuclear (iraní)", dijo ayer a su regreso a la capital austríaca, donde está la sede de la agencia nuclear de la ONU. "Hemos afrontado este viaje con un espíritu constructivo, pero por desgracia no hemos llegado a ningún acuerdo", manifestó.

En concreto, Irán se niega a conceder acceso a los expertos de la AIEA a la base militar de Parchin, cerca de Teherán, donde los servicios de Inteligencia occidentales sospechan que se han llevado a cabo trabajos relacionados con la construcción armas nucleares.

Nackearts aseguró ayer que informará en detalle al director general de la AIEA, Yukiya Amano, sobre lo sucedido en esta fallida misión a Irán, la segunda en menos de un mes.

Además, los resultados de esta visita serán incluidos en el próximo informe técnico de la agencia sobre la República Islámica, que se espera para los próximos días y que será analizado a partir del 5 de marzo por la Junta de Gobernadores de la AIEA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios