Irán pone en órbita su primer satélite

  • Teherán exhibe su capacidad balística con 'Omid', de fabricación iraní, pero precisa que el satélite busca extender el "monoteísmo, la paz y la justicia" en el mundo.

Comentarios 8

En una evidente demostración de capacidad tecnológica, y especialmente balística, Irán ha conseguido incorporarse como socio del selecto club de países que han conseguido fabricar un satélite y ponerlo en órbita alrededor de la Tierra gracias a un cohete igualmente de fabricación propia. En un contexto de tensión con Israel, Estados Unidos y la UE por sus propósitos nucleares, el líder iraní Mahmud Ahamdineyad sostiene que el satélite sólo quiere extender "el monoteísmo, la paz y la justicia" por el mundo.

El lunes por la noche fue lanzado al espacio y puesto en órbita terrestre al satélite iraní Omid (Esperanza). Tanto el satélite como el cohete lanzadera Safir 2 con el que ha sido colocado en el espacio han sido diseñados y fabricados por ingenieros de la industria aeronáutica de Irán. En el proyecto espacial han participado sectores nacionales como SA IRAN, el Ministerio de Defensa, empresas privadas y universidades. 

Entre las misiones de este satélite que inicia la carrera espacial de Irán, cabe destacar el establecimiento de contacto recíproco con otros satélites y estaciones terrestres las cuales determinan la órbita tras su separación del cohete que los transporta, y telemetría para la transmisión de datos internos a estaciones terrestres con el fin de determinar su situación interna. 

El Omid es un satélite de comunicaciones con unas dimensiones de 40 x 40 x 40 cms, 27 kgs de peso en posición de cerrado, con un control de temperatura pasivo y que emite en la banda de frecuencia UHF. Su seguimiento se realiza mediante 8 estaciones en tierra. El Omid gira 15 veces alrededor de la tierra cada 24 horas. En agosto pasado fue lanzado al espacio de manera experimental y con éxito el Safir 1, iniciándose así la carrera espacial de Irán. 

Tras presidir la ceremonia del lanzamiento, en una de sus particulares alocuciones, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, dijo que el propósito del satélite es la expansión del "monoteísmo, la paz y la justicia" en el mundo. Pero este lanzamiento puede causar alarma en Occidente por el temor a que esta tecnología pueda ser empleada para poner a punto misiles de largo alcance y que podrían potar armas nucleares.

En este sentido, Ahmadineyad reclamó que no debe criticarse a su país por utilizar tecnologías de propósito civil y militar que es de uso común en otras partes del mundo. El titular de Exteriores, Manoucher Mottaki, resaltó por su lado desde Etiopía, donde asiste a una reunión diplomáticas, que el programa espacial de su país sólo persigue cumplir con las necesidades de Irán. 

La carrera espacial iraní se inició en octubre de 2005, con el lanzamiento del primer satélite por un cohete ruso. En febrero de 2007 Irán lanzó un cohete capaz de alcanzar el espacio y que podría recuperarse con un descenso asistido por paracaídas. Un año después lanzó un nuevo cohete experimental y en agosto del año pasado estrenó su cohete capaz de transportar satélites, el inquietante Safir 2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios