La OTAN sufre cinco bajas durante su gran ofensiva en Afganistán

  • Unos 15.000 soldados de las fuerzas afganas e internacionales participan en una vasta operación militar contra un bastión talibán en el sur del país asiático

Unos 15.000 soldados de las fuerzas afganas e internacionales, lideradas por los estadounidenses, iniciaron ayer una gran ofensiva contra un bastión talibán en el sur de Afganistán, Marjah, que ya se ha cobrado cinco bajas aliadas pese a que sólo encontraron una "resistencia mínima", según fuentes militares.

La operación Mushtarak (Juntos) comenzó en las primeras horas de ayer, cuando 60 helicópteros desembarcaron efectivos de la infantería de marina norteamericana y tropas afganas en la ciudad de Marjah, en el cinturón del cultivo de amapola de la provincia de Helmand (sur).

"A las 02:30, helicópteros desembarcaron fuerzas mixtas en Marjah", declaró el teniente Josh Diddams, portavoz de los marines estadounidenses en Helmand.

Los responsables militares de la OTAN estaban "muy satisfechos" por la manera como se llevó a cabo el inicio de la operación, declaró en Londres el general Gordon Messenger, portavoz del Ejército británico. Según Messenger, "el objetivo principal fue alcanzado" por las tropas británicas, o sea, tomar el control de los grandes centros de población y de las principales instalaciones, como puestos de policía, alrededor de Chah-e Anjir, en el norte de Marjah. Hubo "combates esporádicos", pero los talibanes parecen "desorientados, desorganizados", y "no fueron capaces de oponer una reacción coherente", agregó.

Esta operación es la más masiva de las fuerzas internacionales desde el anuncio del envío en 2010 de un refuerzo de 30.000 soldados norteamericanos por el presidente Barack Obama en diciembre, con el fin de invertir el curso de la guerra.

Al menos 20 talibanes murieron ayer en las primeras horas de la ofensiva. "Hasta ahora, hemos matado 20 combatientes de la insurgencia armada. Otros 11 fueron apresados", dijo en declaraciones telefónicas el general Sher Mohamed Zazai, comandante de las tropas afganas que participan.

Por otro lado, dos soldados extranjeros murieron ayer, además de tres estadounidenses que fueron víctimas de la explosión de una bomba, anunció la fuerza de la OTAN, sin precisar si los incidentes ocurrieron durante la ofensiva de Marjah.

El Ministerio británico de Defensa sí anunció que un de sus soldados murió ayer en una explosión, en el marco de esta operación.

Con estos cinco muertos, el número de soldados extranjeros fallecidos en Afganistán desde comienzos de año es de 71, según un recuento de AFP.

La insurrección de los talibanes, que se intensificó considerablemente en dos últimos años, dejó 520 muertos en las filas de las fuerza internacionales en 2009, el balance más elevado en ocho años de guerra.

El presidente afgano, Hamid Karzai, pidió nuevamente a los talibanes que depusieran las armas.

Kabul y las fuerzas internacionales han presentado Mushtarak como la primera fase de una importante operación, que puede durar semanas, para restablecer el control del Gobierno afgano en Helmand, uno de los principales bastiones de los insurgentes islamistas y "granero" de opio, del que Afganistán es de lejos primer productor mundial, importante fuente de ingresos para los talibanes.

La operación Mushtarak debe concentrarse en Marjah y sus alrededores, con una población estimada en 125.000 habitantes. Varios miles huyeron de la zona antes de que empezara la ofensiva, según las autoridades locales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios