Uribe recorta poder al servicio de Inteligencia tras el escándalo de las escuchas telefónicas

  • El presidente colombiano intenta minimizar el impacto de las revelaciones periodísticas

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, anunció ayer que sólo la Policía intervendrá teléfonos por orden judicial, tras el escándalo desatado por las grabaciones ilegales a personalidades hechas por el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).

Uribe hizo el anuncio en una rueda de prensa en el despacho presidencial, tras reunirse en la noche del miércoles con los comandantes de la Policía, de las Fuerzas Militares y sus asesores en materia de seguridad. Señaló que a partir de ahora el DAS, organismo de Inteligencia estatal que depende constitucionalmente de la Presidencia, "no ejercerá directamente la competencia para hacer seguimientos telefónicos sin una orden judicial".

El pasado sábado la revista colombiana Semana reveló detalles de escuchas ilegales que efectuaba el DAS a periodistas, juristas, políticos de la oposición y funcionarios cercanos a Uribe.

Según el semanario, entre las personalidades sometidas a escuchas estaban el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos; el secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno; el director de la Policía, el general Óscar Naranjo, y el encargado de la seguridad de Uribe, el general Flavio Buitrago.

También el ex presidente César Gaviria (1990-94) y el ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, Francisco Javier Ricaurte, que ha mantenido fuertes discrepancias con el mandatario, y varios de los periodistas más influyentes del país.

Uribe indicó que "los equipos de Inteligencia del DAS seguirán utilizándose siempre con orden judicial y de ahora en adelante operados por la Policía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios