Los enfrentamientos marcan el tenso aniversario de la revolución iraní

  • Varios líderes de la oposición fueron atacados por militantes islamistas radicales · Entre los detenidos se encuentran una nieta del ayatolá Jomeini y un hermano del ex presidente reformista Jatamí

Cientos de miles de personas se concentraron ayer en la emblemática plaza de Azadi, en el oeste de Teherán, para celebrar el 31 aniversario de la Revolución en una capital iraní donde se volvieron a repetir los enfrentamientos entre los opositores y las Fuerzas de Seguridad.

Según la página web Nooruz, gestionada por la oposición, más de una treintena de personas fueron detenidas en diferentes partes de la ciudad, donde la Policía actuó con extrema dureza para reprimir las manifestaciones de la oposición.

El sitio de internet Jaras, afín al movimiento verde, afirmó que las fuerzas de Seguridad abrieron fuego contra la población en la plaza de Arashiah, en el oeste de la capital, y dispararon al aire en otros lugares del centro como la simbólica plaza de Enguelab.

Pero pese al vasto despliegue policial, los opositores lograron congregarse en un amplio número en la plaza de Vanak, en la zona norte del país, donde se produjeron violentos enfrentamientos, destacó la misma web sin ofrecer otro tipo de detalles.

La información no ha podido ser corroborada por otras fuentes debido a las restricciones que las autoridades iraníes han impuesto a la prensa, que por primera vez en tres décadas no pudo informar libremente del aniversario.

Los pocos medios extranjeros que aún permanecen en el país fueron convocados a las ocho de la mañana y trasladados en autobuses a la plaza de Azadi para asistir al discurso del presidente, Mahmud Ahmadineyad.

La televisión estatal no hizo alusión a los posibles disturbios y se limitó a informar de que "millones de personas" salieron a las calles para celebrar el aniversario.

Las páginas web reformistas también informaron de sendos ataques al líder opositor, Mehdi Karrubi, y al ex presidente reformista del país, Mohamad Jatamí, cuando ambos se disponían a participar en las manifestaciones.

Según Jaras, milicianos islámicos basij rodearon y lanzaron piedras contra el coche del Karrubi cuando éste circulaba por la calle Sadeghiyeh, al parecer en dirección a la manifestación.

El clérigo se vio obligado a huir después de que los agresores rompieran las lunas del vehículo y uno de sus guardaespaldas resultara herido, explicó Husein Karrubi, uno de los hijos del ex presidente del Parlamento.

Su hermano Ali, hijo pequeño del ex candidato a la presidencia, fue arrestado durante el incidente, agregó.

Husein Karrubi dijo a Jaras que nunca había visto una represión igual y aseguró que varias personas vestidas de civil lanzaron sprays irritantes al rostro de su padre. La misma página web informó, asimismo, de un ataque similar contra el ex presidente Jatamí, quien también habría resultado ileso, sin proporcionar otros detalles.

También fueron retenidos durante al menos una hora Zahra Eshraqi, nieta del fundador de la República islámica, gran ayatolá Rujolá Jomeini, y su marido, Mohamed Reza Jatamí, hermano del ex presidente reformista. Jaras afirmó también que las protestas se extendieron a otras ciudades, como Isfahan, Mashad o Shiraz.

A menos de medio kilómetro del ataque a Karrubi, el régimen iraní congregó a cientos de miles de seguidores, que esperaron pacientemente la llegada del presidente Ahmadineyad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios