La evasión de 'El Chapo' Guzmán convulsiona México

  • La oposición fustiga a Peña Nieto, de viaje en Francia, por la fuga del capo y el presidente admite que es "una afrenta para el Estado".

México no sale de su asombro. Aunque no todo el país esté bajo los efectos de la sorpresa. A algunos no les ha cogido desprevenidos que el capo más buscado del mundo, Joaquín El Chapo Guzmán, jefe absoluto del cártel de Sinaloa, consiguiera fugarse de una cárcel de máxima seguridad la noche del pasado sábado. Lo de máxima ha quedado relegado a chascarrillo. Lo de seguridad también.

El país recibió una sacudida con la noticia de la fuga de Guzmán. Ahora se debate entre convulsiones. En febrero de 2014 las instituciones se metieron autoestima en vena con la detención de El Chapo, una operación que fue propagada a los cuatro vientos como un gran éxito de la Policía y el Ejército mexicanos en su lucha contra el narcotráfico. Aquella inyección de euforia deviene ahora en un bajón del que difícilmente podrán reponerse.

El presidente, José Peña Nieto, de viaje oficial en Francia, habló de una "afrenta para el Estado mexicano" al referirse a la fuga de quien está considerado por el vecino del norte, Estados Unidos, como el narcotraficante más poderoso. En una declaración a la prensa en la residencia del embajador mexicano en París, Peña Nieto explicó que ha dado indicaciones a la procuradora general (fiscal), Arely Gómez, para que "abra una investigación a fondo para determinar si ha habido servidores públicos en complicidad o involucrados" en la huida del mafioso. "Estamos al tanto de un hecho lamentable que ha indignado e indigna a la sociedad mexicana, y que me tiene profundamente consternado ante la fuga de uno de los delincuentes que era uno de los más buscados en México y en el mundo", afirmó el presidente, consciente de que visita de Estado a Francia ha quedado empañada por el suceso.

Peña Nieto dijo confiar en que las instituciones del Estado, especialmente las encargadas de seguridad, "estén a la altura con la fortaleza y la determinación para reaprehender a este delincuente". Asimismo, ordenó al comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, reforzar las medidas de vigilancia en los penales de máxima seguridad, como el del Altiplano I.

Entretanto, desde la oposición, el conservador Partido Acción Nacional (PAN), demandó la pronta recaptura del capo, "quien se fugó ayer mientras el presidente y casi todo su gabinete se encuentran fuera del país". "Lamentamos que en México continúe el grave problema de inseguridad, impunidad en el país y corrupción en los penales de máxima seguridad", expuso la formación política en un comunicado. El PAN emplazó a "Peña Nieto ac evaluar con seriedad la eficiencia de su gabinete en todos los ámbitos, en particular en el económico y en seguridad pública".

A su vez, el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) dijo que con la fuga de Guzmán, "el Gobierno de Peña Nieto y su gabinete de seguridad le deben mucho más que una explicación a la sociedad mexicana". "Su captura en febrero de 2014, que era presumida como uno de los mayores logros de esta Administración, ha quedado en nada más que una pifia", abundó el PRD.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios