Al menos 40 muertos en un nuevo ataque contra fieles chiíes en Iraq

  • La fiesta religiosa de 'Arbain' termina con más de 90 peregrinos fallecidos

Un nuevo atentado contra peregrinos chiíes en Iraq se cobró ayer la vida de 40 personas cerca de la ciudad de Kerbala, donde se celebró una importante fiesta religiosa, en una semana donde la violencia ha dejado más de 90 fieles muertos.

En esta ocasión, fue un coche-bomba seguido por un ataque con proyectiles de mortero que fue lanzado por un grupo de hombres armados que emboscaron a peregrinos que caminaban por la carretera que une Kerbala con la provincia de Babel, al sur de Bagdad.

Fuentes policiales dijeron que los fieles se dirigían a sus lugares de origen tras celebrar la fiesta del Arbain, que marca el fin de los 40 días de luto guardados por la muerte del imán Hussein, nieto de Mahoma y venerado por el chiísmo.

Los ataques de esta semana han ocurrido a pesar del amplio dispositivo de seguridad lanzado con motivo de la peregrinación anual, que ha supuesto el despliegue de miles de policías y militares iraquíes en la zona, apoyados por helicópteros del Ejército estadounidense.

Los ataques contra la peregrinación coinciden con el revuelo político causado estos días en Iraq por la decisión de un comité de apelación del Parlamento de rehabilitar 500 candidaturas suníes para las elecciones del próximo 7 de marzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios