Dos muertos y 38 heridos en un atentado con coche bomba en Cali

Un atentado con coche bomba contra unas dependencias policiales de la ciudad colombiana de Cali, que las autoridades atribuyeron a las FARC, causó en la noche del domingo dos muertos y 38 heridos, entre ellos seis menores. 

El alcalde de la ciudad, Jorge Iván Ospina, señaló que la bomba, de unos 70 kilos del explosivo Anfo, ocasionó fuertes daños materiales en un entorno de 500 metros alrededor de la comisaría en la que opera el archivo de la Policía del departamento de Valle del Cauca. 

"Estamos en guerra y en una guerra como la del país suceden cosas así. Tenemos la información de una persona fallecida que es precisamente la que colocó el artefacto explosivo", dijo el funcionario. 

Las autoridades confirmaron que uno de los hombres que hoy resultó herido en Cali y luego murió en el Hospital Universitario fue quien colocó la bomba frente a la sede administrativa de la Policía 

"El terrorista estrella el vehículo, el carro se incendia y simultáneamente el vehículo explota", dijo el comandante de la Policía de Cali, general Gustavo Ricaurte. 

Al parecer el hombre estrelló un viejo vehículo contra esa comisaria y cuando los uniformados se acercaron alertados por el incendio que se generó intentó huir, pero recibió disparos, quedó herido y murió en un centro médico. 

El alcalde también señaló que todavía se está verificando información en varios centros médicos para determinar el número preciso de heridos y si existen más víctimas mortales. 

El médico Laureano Quintero del Hospital Universitario confirmó que uno de los pacientes más graves murió en la sala de cirugía. 

"Una de las personas de 24 años tenía lesiones muy graves (...) pero ya nos reportan que falleció porque tenía muchas heridas por el estómago, el páncreas y los intestinos. El daño era muy severo", aseguró. 

Unas 40 personas, entre ellas las dos que murieron en ese centro médico, llegaron a distintos hospitales en ambulancias, coches de policía y taxis, aunque las autoridades locales mantienen su balance inicial de un muerto y cuatro heridos hasta tanto verifiquen la veracidad de las cifras. 

La comisaría blanco del ataque está ubicada en el centro de la capital del Departamento del Valle del Cauca, en el suroeste de Colombia, muy cerca del Palacio de Justicia, que el 1 de septiembre pasado fue prácticamente destruido por un coche bomba. 

El atentado fue perpetrado en el barrio de San Bosco, en la denominada Comuna 13 de Cali, confirmaron fuentes oficiales. 

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, señaló a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como las artífices de la colocación del coche bomba que estalló después de las 22.00 horas locales (03.00 GMT). 

"Esta noche los terroristas de las FARC han explotado un carro bomba en Cali que se suma a los recientes atentados en Neiva y Bogotá", dijo el mandatario. 

Uribe se refería a la explosión en una tienda de vídeos en un sector exclusivo del norte de Bogotá en el que murieron dos personas la semana pasada y al estallido de un coche bomba en un centro comercial de Neiva el pasado 16 de enero que no dejó víctimas pero si millonarias pérdidas. 

"Todos los caleños y los colombianos nos tenemos que unir y rechazar la violencia, éstos son actos que no pueden seguir sucediendo", dijo, por su parte, el alcalde en funciones, Juan Carlos Botero, antes de que el burgomaestre Ospina se hiciera cargo de la situación. 

Además, se celebró un pequeño consejo de seguridad en la zona del atentado y se convocó otro para hoy a las 10.00 locales (15.00 GMT) en el que participarán las cúpulas de Ejército y la Policía para evaluar la situación. 

El estallido dejó sin luz durante más de una hora a una buena parte de la ciudad, agregó Botero, al remarcar que "hay bastantes destrozos materiales", casas averiadas y el edificio de cinco plantas blanco del ataque destruido casi totalmente. 

Las autoridades evalúan el monto de una recompensa por información que permita capturar a los demás responsables del coche bomba. 

El atentado del pasado septiembre contra el Palacio de Justicia, en el que cinco personas perdieron la vida, fue atribuido también a las FARC. 

Precisamente hoy, esta guerrilla liberó hoy en una decisión unilateral a un militar y tres policías que habían secuestrado en 2007, a quienes entregó a una misión humanitaria en las selvas del sur de Colombia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios