La paz se abre paso en Ucrania

  • El estreno del alto el fuego pactado en Minsk es empañado por incidentes de poca entidad Hoy debe retirarse el armamento pesado

El alto el fuego que entró ayer en vigor en el este de Ucrania se cumplió en términos generales, aunque tanto las milicias prorrusas como el mando militar ucraniano denunciaron algunos incidentes, de los que se achacaron mutuamente la responsabilidad.

Los presidentes de Ucrania, Petro Poroshenko; Rusia, Vladimir Putin; Francia, Francois Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, insistieron ayer en el que el alto el fuego en el este de Ucrania debe ser cumplido en toda la línea de confrontación, incluida la zona de Debaltsevo.

Esta postura común, según un comunicado de la Presidencia ucraniana, fue expresada en una conversación telefónica entre los cuatro líderes para evaluar el cumplimiento del alto el fuego.

Poroshenko subrayó que para el repliegue del armamento pesado, el segundo de los trece puntos del plan de paz aprobado por los cuatro mandatarios el pasado jueves en Minsk, se requiere que el alto el fuego sea total e incondicional. Los cuatro líderes, añade la nota, destacaron la "necesidad de crear condiciones para la labor de la misión especial de observación de la OSCE en Debaltsevo, región de Donetsk, para verificar el cumplimiento del régimen de alto el fuego".

"En las primeras doce horas el alto el fuego se ha respetado, con algunas excepciones, en especial en Debaltsevo, Raigorod y Lugansk", declaró horas antes el jefe de la OSCE, Ertugrul Apakan.

El diplomático turco confirmó las quejas de las autoridades ucranianas de que las milicias impidieron a un grupo de miembros de la misión de la OSCE llegar a la ciudad de Debaltsevo, donde los rebeldes aseguran tener cercados a más de 6.000 efectivos ucranianos.

Los alrededores de ese estratégico nudo de comunicación situado a medio camino de Donetsk y Lugansk, ciudades controladas por los prorrusos, en las últimas semanas fueron escenario de encarnizados combates.

Los dirigentes de la autoproclamada república popular de Donetsk sostienen que el alto el fuego no puede aplicarse a la zona de Debáltsevo, ya que no es una línea del frente, sino una bolsa dentro del territorio controlado por las milicias.

"Todos los militares ucranianos que se encuentran en Debaltsevo y en sus alrededores deben abandonar la ciudad de manera organizada, sin armas ni armamento pesado", se afirma en una declaración del líder de los prorrusos de Donetsk, Alexandr Zajarchenjo, difundida por DAN, la agencia de noticias de los separatistas. Zajarchenko subrayó que serán repelidos todos los intentos de romper el cerco y cualquier ataque a las posiciones de las milicias.

La grave situación en Debaltsevo podría hacer saltar por los aires el plan de paz, según el cual ya desde hoy debería comenzar el alejamiento del armamento pesado de la línea de separación de fuerzas, a fin de crear una franja de seguridad de varias decenas de kilómetros de profundidad.

El acuerdo, incluye el intercambio de prisioneros, el restablecimiento del control de Kiev sobre la frontera ucraniano-rusa y el desarme y la salida del país de todos los grupos armados y mercenarios extranjeros que se encuentran en la zona de conflicto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios